El pensamiento muerto de Althaus

Por Fredy León

Todos envejecemos, unos llegamos maltrechos pero con la honra puesta encima; otros, como Vargas Llosa, llegan con la sonrisa decrépita y el honor hecho hilachas, y Jaime de Althaus @jdealthaus eligió envejecer de una manera miserable y vil, rodeado de toda la pestilencia que ha producido la derecha bruta, achorada e ignorante y dedicado a terruquear a diestra y siniestra.

No todo debería estar permitido en la política, tiene que haber un pequeño espacio para la ética y la honestidad intelectual. ¿Qué sentido tiene revivir un espectro que hace tiempo murió? Sendero y el congreso deben ser los que mayor rechazo generan en la sociedad.

De Althaus sabe, en lo hondo de su nebulosa conciencia, que la ultra derecha está perdiendo la batalla de ideas, que cada vez les cuesta más poder convencer sobre las «bondades» del modelo neoliberal, cada vez hay más gente que cree que la constitución fujimontesinista no es un texto sagrado escrito en piedra por los siglos de los siglos y que pedir el cambio de constitución no es ningún acto monstruoso, sino un derecho de los tiempos nuevos. Cada generación tiene el legítimo derecho de imprimir sus huellas en la historia de su país y soñar con una patria más justa.

El pensamiento muerto de Althaus no puede impedir el accionar creador de las nuevas generaciones ni detener el paso del tiempo. Lo que no se renueva a tiempo se pudre irremediablemente. «Oh viento, si el invierno llega, ¿puede tardar la primavera?»

Y como de un tiempo a esta parte los argumentos en defensa del modelo fujimontesinista se están deshaciendo cual castillos de arena, la ultra derecha ha encontrado en el terruqueo su último dique de contención para frenar todo intento de cambio en el país ¿Si cae eso, qué les queda?

En política el miedo es una arma poderosa  que permite controlar y manipular a la gente, y la ultra derecha ha utilizado esa metodología para obtener réditos políticos. George Orwell en su famosa novelita,1984, nos relata cómo el miedo llega a controlar las mentes y hace creer a la gente que «La guerra es la paz. La libertad es la esclavitud. La ignorancia es la fuerza.»

Althaus nos quiere hacer creer que el actual desborde popular, ocasionado por la ambición de poder de la ultraderecha, es un plan de insurgencia terrorista planificado por Sendero, pero no presenta ninguna prueba ni desarrolla un argumento creíble, solo repite lo que el fujimontesinismo vulgar inventó para justificar sus tropelias, terruquear, deslegitimizar todo pensamiento crítico y dejar que el miedo haga el resto.

En el país aún están frescos los recuerdos de la década del terror que vivimos debido a las acciones terroristas perpetradas por Sendero Luminoso y el terror de estado desatado por los gobiernos de Belaunde, Alan y Fujimori que utilizaron a los militares como única estrategia para combatir a Sendero.

Revivir a Sendero y crear un ambiente de terror es lo máximo que Althaus se atreve a imaginar para criminalizar la protesta actual, justificar los asesinatos y utilizar a los militares para que con sus armas defiendan los espúreos intereses de la ultra derecha.

Sendero no existe, fue derrotado ideológica política y militarmente. Basta leer los documentos fundacionales de Sendero y ver qué pasó en el país luego de la detención de Abimael.

Sendero quería el poder, todo el poder, y la única forma que podían tomar ese poder era mediante la guerra popular del campo a la ciudad. Abimael desarrolló la absurda idea de la militarización de la política (¡Que hablen los fusíles!) y les dijo a sus partidarios que su pensamiento era infalible, invencible y garantía del triunfo.

Sendero nunca llegó a desarrollar su «guerra popular», todo su accionar se basó en recurrir al terror -voladura de torres, coches bombas, paros armados y asesinatos de dirigentes políticos y sociales- como su principal forma de lucha. Sendero nunca logró alcanzar el famoso «equilibrio estratégico» y tampoco estuvo a punto de tomar el poder, esas fueron falacias divulgadas interesadamente por los que controlaban el poder en el país. A lo mucho, Sendero llegó a ser una «máquina de terror» que causó mucha muerte y destrucción, pero luego de la detención de Abimael y posterior claudicación y firma de «los acuerdos de paz» Sendero entró en un proceso de descomposición, división y extinción.

¿Qué quería Sendero? «Haremos la lucha armada, eso es lo que hemos de hacer» (Por la nueva bandera) Abimael anunciaba el inicio de una tempestad violenta «Ha concluido nuestra labor con manos desarmadas, se inicia hoy nuestra palabra armada» ( Somos los iniciadores)

¿Qué exige el pueblo? Nueva Constitución. La lucha por una nueva constitución no es ninguna revolución ni es una reivindicación «senderista» como de Althaus pretende hacernos creer; a lo mucho es una reivindicación democrática para cambiar un modelo de estado neoliberal fallido.

Los pueblos tienen derecho a participar en política y expresar libremente sus opiniones sobre los problemas del país. Sendero siempre tuvo miedo a que ese pueblo se organice libremente y exprese sus opiniones, por eso asesinaron a sus dirigentes y masacraron poblaciones enteras. Jaime de Althaus tiene pánico a que el pueblo se manifieste y pide -al igual que en la década de,los 80- que los militares repriman violentamente las manifestaciones populares.

En política los extremos siempre se juntan, y así como Sendero aterrorizaba a las poblaciones campesinas que no se sometían a la voluntad indiscutible de Abimael, hoy en las amarillentas páginas de El Comercio resuena el agónico grito de guerra de Althaus contra los pueblos del país:

¡Y ahora acabemos de una vez!
¡A clavarle la espada hasta la empuñadora!

Anuncio publicitario

Acerca de Wirataka

"Nada de lo que es humano me es ajeno." Federico Engels
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s