El discurso de Dina

Por Fredy León

Las protestas, movilizaciones, tomas de carreteras y paros son acciones normales que suceden cada rato en nuestro país, lo que no es normal es que un gobierno decida sacar a los militares y autorizarles a disparar a sangre fría a los manifestantes, lo que no es normal es que una manifestación termine en una matanza y 28 peruanos, por el simple hecho de ejercer sus derechos políticos, sean asesinados por el ejército.

¿Quién autorizó a que los militares salgan a controlar las calles? ¿Quién dió la órden a los militares para utilizar sus armas?

Eso es lo que Dina debe responder.

El 2 de diciembre, Jaime de Althaus, uno de los propagandistas más activos de esa derecha bruta, achorada e ignorante, escribió en El Comercio lo siguiente:

«Quizá sea el momento de conversar con Dina Boluarte para ver la factibilidad de armar con ella un gabinete serio que pueda comenzar a recuperar la tecnocracia que ha sido expulsada de las entidades estatales, a derogar decretos que frenan toda inversión y dañan la generación de empleo, y dictar lineamientos que permitan reactivar la inversión privada que es la fuente del empleo y de los ingresos fiscales.»

¿Pacto Dina con la DBAI su designación como presidenta? ¿Negoció Dina con la ultraderecha la conformación de su gabinete?

Nadie culpa a Dina de la estupidez política cometida por Pedro Castillo con esa parodia de autogolpe y que facilitó su caída, nadie la cuestiona por ser mujer ni nadie pone en tela de juicio sus sentimientos humanos; lo que se critica y cuestiona son las decisiones políticas que Dina ha tomado y que han llevado al país a un terrible baño de sangre.

¿Alguien que esté en su sano juicio pudo imaginar que luego de la destitución de Pedro Castillo la gente no iba reaccionar?

Lo que en su estrechez de pensamiento y concepción elitista, tanto Dina como esa derecha bruta, achorada e ignorante, se niegan a reconocer y aceptar que (como hace tiempo lo explicó magistralmente Alberto «tito» Flores Galindo) «las clases populares piensan, aunque no lo crean ellos. No dan cheques en blanco.»

¿Si le arrebatan el voto a los pobres qué queda de ellos como ciudadanos?

La democracia no vale nada si la voluntad mayoritaria de ese pueblo, marginado e ignorado, que con claridad se ha expresado en las urnas no se respeta.

Alberto «tito» Flores en su testamento político escrito días antes de su muerte ya nos advertía: «El capitalismo no necesita de ese mundo andino, lo ignora. Se propone desaparecerlo. Dispone de instrumentos y posibilidades que antes no tenía. Esto ha sucedido en otros lugares pero aquí no es inevitable destruirlo.»

Con sus decisiones políticas Dina ha marcado la cancha: ellos o nosotros. Y lo ha hecho, como siempre hizo la burguesía limeña, con la sangre de 28 peruanos que sin tener nada lo dieron todo por defender la democracia y exigir respeto a su voto.

Anuncio publicitario

Acerca de Wirataka

"Nada de lo que es humano me es ajeno." Federico Engels
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s