La vieja nornalidad

Por Fredy León

Los perdedores de las elecciones del 2021 han impuesto sus humillantes condiciones al país. Luego de haber tomado el control absoluto del gobierno con el apoyo de los militares, han aprobado en primera instancia la intención de adelantar las elecciones para el lejano 2024 y, no sería nada extraño, que cuando voten en segunda instancia simplemente desconozcan ese acuerdo e impongan la vieja normalidad de que en el país no sucedió nada y ellos felices.

Una primera lectura de todo lo acontecido en el país indica que la ultra derecha ha ganado este pulso por el poder fundamentalmente porque lograron sumar a la cúpula militar a su proyecto e instaurar una dictadura cívico-militar, pero no han conseguido todavía derrotar la resistencia del pueblo.

La pregunta del millón es ¿resistirá este país fracturado, enfrentado, ensangrentado,  desarticulado y sin un rumbo fijo, hasta el 2024?

La ultra logró vacar a Castillo ayudado por el torpe suicidió político que cometió el presidente con ese remedo de auto golpe y ahora tienen el control absoluto de todos los poderes del estado -ejecutivo, legislativo, militar, judicial, ministerio público y tribunal constitucional- y cuentan con el favor incondicional de los poderes fácticos, prensa y grupos económicos.

La ultra debe estar saltando en un pie de felicidad absoluta. Perder las elecciones para luego con un golpe de suerte y -como siempre- con el apoyo de las balas de los militares recuperar todo el poder sin necesidad de pasar por las urnas. Es decir, a partir de ahora, la ultra tiene todo el país bajo sus pies.

Con Castillo en la carcel imagino que en la mente de algunos crédulos pensarán que ahora sí se terminará esa pugna de poderes que canibalizó la política, se acabarán los escándalos de corrupción, la repartija y el manejo improvisado del poder. Y en ese país de maravillas que la ultra nos ofrece el que no quiere ser feliz será por su culpa, el que no quiere ser millonario será por vago y el que cae asesinado por protestar será porque no le gusta vivir.

Pero lastima por los deseos de la ultra que la vida siempre suele ser un poquito impredecible y la política peruana se parezca más a esa genial película de Guillermo del Toro, el laberinto del Fauno, que a los ardientes deseos de la chika que ya debe estar probándose su fajín presidencial.

La ultra tiene casi todo, solo les falta el apoyo popular. Es decir una cosa insignificante y de menor valía cuando se vive en dictadura. En dictadura lo que define es el poder de las armas, ese que vimos cómo se empleo de manera indiscriminada para contener la resistencia popular y garantizar que la casta limeña juramente a Dina y encamine el funcionamiento del poder del estado bajo sus intereses.

El punto debil de la ultraderecha es que no son un bloque homogéneo, las ambiciones presidenciales de Keiko, López Aliaga, Hernando de Soto y Acuña, pueden generar grietas y contradicciones que los debilite al momento de repartirse el poder y tomar las decisiones con miras a las elecciones del ¿2026? y segundo, parten de un análisis totalmente equivocado de la crisis política que vive el país, para ellos Castillo era la causa de la crisis y ahora todo exultantes creen que «muerto el perro muerto la rabia.»

La crisis política es mucho más profunda de lo que la ultra imagina, es una crisis sistémica del modelo impuesto por la dictadura fujimontesinista y sus raíces se encuentra en el descontento de la gente que ha perdido toda credibilidad, ilusión y espectativas de que el modelo económico les va traer bienestar y progreso. 30 años de políticas neoliberales y seguimos siendo un país atrazado, subdesarrollado, con grandes desigualdades socio-económicas, fragmentado y donde, a lo mucho, un 30% de la población han sido los beneficiados con el crecimiento económico que experimentó el país gracias a los altos precios del cobre, gas, plata y zinc.

La política es la expresión concentrada de los intereses económicos. El descontento frente al congreso no es solo porque sean una manga de inútiles que viven del presupuesto nacional y con su accionar han demostrado que no tienen responsabilidad de estado, sino porque en su pobre agenda legislativa los intereses de la gente simplemente no existe: Cero políticas de creación de empleo productivo, desinterés total por mejorar los sueldos y pensiones, abandono de políticas que impulsen el desarrollo regional, renuncia a defender los recursos de la nación, desprotección del agro, negación de los derechos civiles etc. ¿Y luego se preguntan por qué la gente los rechaza?

Mientras no se atienda esas urgentes demandas el descontento de la gente seguirá latente. Castillo no hizo mucho al respecto, pero la gente que salió masivamente a protestar lo veía como uno de ellos. Dina es vista como una usurpadora y su suerte está vinculada a lo que digan los grupos de poder económico.

La respuesta del movimiento popular ha sido masiva, heroica y está resistiendo hasta donde sus fuerzas y nivel de desarrollo le permiten. Pero es un movimiento que adolece de una gran debilidad, es un movimiento todavía desorganizado, desarticulado, sin una plataforma única de lucha y sin liderazgos reconocidos. Es un movimiento que vale para resistir y canalizar toda la ira e indignación que existe en el pueblo pero no sirve para pasar a la ofensiva ni para la lucha política que se avecina.

Ahora lo que necesitamos es pasar a la ofensiva de masas, aislar a la dictadura y convertirnos en una alternativa política para recuperar el gobierno y transformar el país. La lucha es política, la resistencia es en las calles pero la victoria se obtendrá en las urnas.

Y para eso se necesita más organización, más debate de ideas, más unidad, más conciencia de clase, más y mejores líderes populares, más y mejor organización política y, sobre todo, forjar una férrea voluntad unitaria en la conciencia de las masas para luchar y vencer.

Solo los pueblos que son concientes de su fuerza y de su rol en su historia pueden vencer.

Anuncio publicitario

Acerca de Wirataka

"Nada de lo que es humano me es ajeno." Federico Engels
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s