Líneas de sangre

Por Fredy León

En menos de una semana Dina ha cruzado las tenebrosas líneas de sangre y entregado el control del país a los militares. Ya no hay vuelta atrás, estamos ante una dictadura cívico-militar donde la figura de la presidenta es una simple pieza decorativa; estará ahí hasta que sea necesaria, luego la botarán como un trasto viejo. El objetivo político de la dictadura es facilitar la reinstauración del modelo neoliberal, defender la constitución del 93 e impedir que las izquierdas puedan disputar el gobierno en las próximas elecciones.

El gobierno de Dina es legalmente constitucional pero políticamente ilegítimo. Es resultado de un oscuro pacto con la ultra derecha que domina el congreso y tiene el aval de los militares que se han convertido en el verdadero partido político que sostiene a Dina.

El mamarracho de «gabinete técnico» formado por Dina -y que no ha durado ni dos semanas- representa un proyecto político diametralmente opuesto por el que votó una mayoría de peruanos. Dina ha resultado otra vulgar «iskay uya» (doble cara); en campaña defendió una propuesta de cambio en democracia con participacion popular, pero ahora que está instalada en palacio defiende un proyecto de restauración neoliberal con mano dura y protagonismo militar.

La primera semana del gobierno de Dina ha sido de terror. Nunca antes en la historia de nuestro país una protesta popular fue respondida con una violencia despiadada que dejaron más de 20 muertos en diversos departamentos del país y seguidas de un discurso de odio racial y terruqueo asquerozo manejada desde gobierno y reproducida unánimente por esa prensa mercenaria. En cuestión de horas toda la brutalidad, desprecio, odio y resentimiento social que caracteriza a esa raquítica burguesía limeña salió a flote.

El Perú es un país virtualmente fracturado y socialmente quebrado donde ese Perú oficial le ha declarado la guerra al Perú real. Los que una vez al año rinden homenaje a Miguel Grau y dan loas a la nobleza y humanismo del «Caballero de los mares» celebran alborozadamente el asesinato de civiles. ¿Algún militar puede sentirse orgulloso de la matanza cometida por el ejército contra su propio pueblo que juraron defender?


Recluída en Palacio Dina habla en Quechua pero nadie la escucha y pocos la entienden; reivindica su condición de mujer provinciana pero tiene un discurso que justifica el asesinato político como medio para mantener el orden social y no tiene el valor para ir a Andahuaylas o Huamanga a hablarles cara a cara a esas humildes mujeres que perdieron a sus hijos; dice haber sido elegida junto a Castillo pero hoy solo escucha la voz de los militares, la voz de los fusiles; pide paz y calma pero ha convertido un conflicto político en una lucha fratricida entre el pueblo y los militares.

El poder se ha trasladado del congreso a palacio, los militares se han convertido en la fuerza protagónica con libertad total para imponer la paz de los cementerios y el silencio del congreso frente a la barbarie militar es escandalozo. La orden es clara, si las manifestaciones -como parece ser- no cesan y el descontento de la gente se mantiene en las calles, la respuesta de la dictadura será más bala y plomo.

La debilidad de la dictadura es que no tienen el apoyo de la calle, su única ventaja radica en que esa voz de la calle carece de un interlocutor reconocido y los mensajes son muy difusos. Hay claridad en el análisis de las causas de la crisis, pero hay confusión total al momento de proponer las alternativas y no existe un movimiento unificado que encauce esa protesta bajo una bandera de lucha asumida por todos.

La diversidad de propuestas -libertad de Castillo, retorno de Castillo a la presidencia, cierre de congreso, adelanto de elecciones, que renuncie Dina, restablecer la constitución del 79 y referéndum para Asamblea Constituyente- tiende a debilitar al movimiento popular y le resta fuerzas a la posibilidad de imponer una salida real y democrática a la crisis.

Creo que el movimiento popular tiene que definir cuál es el «nudo giordano» principal para destrabar el camino hacia un proceso de transición hacia una democracia plena.

Desde mi punto de vista creo que el tema central de la lucha en esta dificil coyuntura es el de referéndum para convocar a una Asamblea Constituyente. En ese espacio es donde se puede tensar todas las fuerzas del movimiento popular, disputar parte del poder al bloque hegemónico y poner a la defensiva a la dictadura.

En su discurso inicial Dina expresó su deseo de quedarse hasta el 26, eso fue rápidamente desbaratado por la masiva respuesta popular que no reconoce legitimidad política al gobierno de Dina. En las alturas la discusión ha quedado reducida a la fecha del adelanto de elecciones, gobierno y congreso aparentemente mantienen opiniones discordantes, pero un adelanto de elecciones no cambia en nada las causas reales de la crisis, permite a la ultra derecha reacomodarse de mejor manera para seguir controlando el poder político y, a lo mucho, significará patear el cadáver hacia adelante.

En cambio la lucha por el referéndum obligaría a todos los actores políticos y sociales a tomar partido frente a las causas reales de la crisis, el referéndum se puede organizar en 4 meses y permitiría mantener activo y a la ofensiva al movimiento popular. Y si el resultado es favorable implicaría que el gobierno deberá convocar inmediatamente a elecciones para una Asamblea Constituyente y disolver el congreso actual.

No hay salida simple ni perfecta. Pero lo peor que pueda suceder al movimiento popular es que sea derrotada por sus propias indecisiones y falta de claridad al momento de plantear una alternativa correcta que responda al nivel del desarrollo orgánico y político del movimiento popular.

En estas circunstancias la consigna central bajo la cual se debería unir a ese poderoso movimiento popular que de manera espontánea ha desbordado a ese Perú oficial es:

¡Que el pueblo decida con votos y no con balas!

¡Referéndum, ahora!

Anuncio publicitario

Acerca de Wirataka

"Nada de lo que es humano me es ajeno." Federico Engels
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s