¿Qué has hecho Dina?

Por Fredy León

El país vive no una sino varias crisis y entre Castillo, el congreso y Dina Boluarte han llevado a un peligroso punto de deflagración. El caos, la violencia, fragmentación y descomposición política aparecen como el escenario más probable de un país que agoniza.

Si en algún momento hubo la pequeña ilusión de que el nombramiento de Dina Boluarte podía posibilitar encontrar una salida democrática y pactada a la crisis que devora al país, creo que con el nombramiento de su gabinete se ha evaporizado esa posibilidad.

El gabinete de Dina es como darle las cerillas a un pirómano en un país donde hay bastante madera seca y combustible acumulado.

Es un gabinete de los que perdieron las elecciones y se negaron a reconocer los resultados, de gente que cree que la democracia solo vale cuando ellos ganan.

Es un gabinete limeño, asfixiantemente centralista y donde prima esa visión conservadora y reaccionaria que colisiona frontalmente con el resto del país ninguneado y maltratado.

Es un gabinete donde el que la preside tiene vínculos muy fuertes con lo peor de la corrupción que existe al interior del Poder Judicial: la mafia de los hermanitos.

Es un gabinete para pactar con la ultra derecha que domina el congreso y cerrar las últimas rendijas, con clavos y candados, a todo intento de promover el cambio de la constitución.

Es un gabinete compuesto por ese 8% que aprueba el accionar del congreso, que invisibiliza al resto de la sociedad y apuesta por la confrontación política.

Frente a ese tétrico panorama impuesto por Dina Boluarte no hay muchas alternativas, es más, solo hay una: la lucha popular.

Resulta muy sintomático que haya sido Apurímac, el lugar de orígen de Dina, donde la respuesta popular ha sido masiva y contundente. Dina le ha dado la espalda a sus raíces y ha renegado de su pasado.

Toca ahora al pueblo armarse de sabiduria para encontrar una salida democrática a la crisis que viene destruyendo el país. La derecha fracasó porque sus intereses de clase nunca coincidieron con los intereses de las grandes mayorías.

El pueblo tiene que aprender de sus derrotas y superar sus limitaciones, tiene que forjar en la lucha sus instrumentos políticos, organizarse, unirse, promover sus propios liderazgos y dotarse de objetivos claros y concretos.

El nuevo país se conquista con lucha, organización y unidad pero se construye con conciencia e inteligencia.

Acerca de Wirataka

"Nada de lo que es humano me es ajeno." Federico Engels
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s