El Chernenko de los Estados Unidos

Por Fredy León

En un clima totalmente enrarecido, un país fragmentado, lleno de contradicciones económicas, sociales y raciales, un sistema político agotado, una economía que a decir de Martin Luther King Jr. es una rara mezcla de “socialismo para los ricos e individualismo rudo para los pobres” y una sociedad dominada por sus miedos, paranoias y que se ha mostrado incapaz de dar una respuesta adecuada a la crisis sanitaria producida por la pandemia, llega el final del mandato de Donald Trump, uno de los peores presidentes de los Estados Unidos que ha dejado al mundo sumido en el caos mental que Trump ha mostrado en su paso por la Casa Blanca.

Terminan 4 tragicómicos años llenos de incertidumbres y disparates y cuando uno pensaba que el imperio había tocado fondo con un personaje caricaturesco como Trump, la política estadounidense lo máximo que pudo inventar para cerrar un periodo de oprobio fue parir a su propio Chernenko, una replica de ese octogenario miembro de la nomenclatura Soviética que, por razones nunca entendidas, al final de su vida fue elegido como Secretario General del PCUS y murió sin hacer nada. Lo que vino después de Chernenko fue el final de una era.

Joe Biden no sólo tiene la edad que corre en su contra sino lleva una pesada mochila de su dilatada carrera política como miembro privilegiado del oscuro establishment político instituido para proteger el sistema económico e impedir que algo cambie en los Estados Unidos. De ahí que no fue casual que sus primeras medidas anunciadas han sido que seguirá la misma política internacional con respecto a Israel, Venezuela y Cuba que Trump aplicó.

Es cierto, Biden y Trump no son lo mismo, pero tampoco son diferentes. Les une una visión cuasi religiosa del papel de los Estados Unidos como nación elegida para decidir los destinos del mundo. Trump se despidió jactándose de ser el único presidente de los Estados Unidos de no haber iniciado una guerra de agresión, ¿podremos decir lo mismo de Biden cuando termine su mandato? Difícil saberlo, pero en los Estados Unidos la guerra aparece como una necesidad tanto para mantener a flote su economía que depende cada vez mas del complejo militar-industrial como para recuperar el espacio perdido en la escena mundial.

Como acertadamente señala Bernie Sanders “En medio de tanto sufrimiento económico y desesperación … es imperativo que los demócratas aprueben una agenda económica audaz y agresiva dentro de los primeros 100 días de la presidencia de Joe Biden” y, agregariamos nosotros, se atreva a conducir con algo de ecuanimidad  su política internacional.

El caos en el mundo amenaza con llevarnos al abismo y convertir la lucha por la sobrevivencia de la especie humana en una brutal y despiada batalla.

Acerca de Wirataka

"Nada de lo que es humano me es ajeno." Federico Engels
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s