La otra derrota

Por Fredy León

El presidente Vizcarra claudicó en su intención de forzar el cierre del congreso y desistió de convocar elecciones adelantadas, tal como anunció en su discurso del 28 de julio. Autoderrotado en sus propuestas ahora solo le queda luchar desesperadamente por tratar de sobrevivir a la brutal vendetta política que se avecina y evitar que el congreso lo destituya. El problema de Vizcarra es que no tiene claridad de ideas ni cuenta con una organización que le apoye. La soledad del presidente es terriblemente descomunal

La alianza aprofujimontesinista, que controla manu militari el congreso, tiene sangre en los ojos, sed de venganza y mucha ambición de poder; sienten que han salido victoriosos de este conflicto de poderes, cuentan con el apoyo militante de la cúpula empresarial y bajo el brazo tienen dos ases marcados: el Tribunal Constitucional que como una fruta madura está a punto de caer bajo su control y las ambiciones, nada disimuladas, de la segunda vice presidenta, Mercedes Aráoz, que en medio del caos político ha mostrado su disposición a dar el tiro de gracia al presidente Vizcarra, su ocasional ex compañero de fórmula presidencial, y con la venía de la mayoría del congreso, aspira convertirse en la primera mujer en asumir la presidencia del país y de ese modo garantizar la estabilidad y continuidad del régimen neoliberal.

¿Qué impediría al aprofujimontesinismo dar el siguiente paso para tomar el poder total? Nada. Ellos creen tener el viento a su favor y confían en que la despolitización, indiferencia y desmovilización del pueblo favorezca sus planes. El otro factor de poder, los militares, han mantenido hasta el momento prudencial silencio y aparentemente no están dispuestos a involucrarse en este conflicto político.

Y razones no parecen faltarles a los aprofujimontesisnistas. Los otros grandes derrotados en esta pugna, entre el poder ejecutivo y el legislativo, han sido las izquierdas en todas sus variantes; pues más allá del ruido mediático y de la heroica, pero estéril, pelea que libran en el congreso (19 congresistas de un total de 120) las izquierdas no han logrado articular un real movimiento de masas alrededor de la errática consigna “que se vayan todos.”

El balance de este periodo para las izquierdas es totalmente negativo: no se han ido todos, no han cerrado el congreso, no habrá elecciones adelantadas y el tema de la asamblea constituyente sigue siendo una idea difusa para las grandes mayorías.

Según diversas encuestas de opinión más del 70% de la población estaba de acuerdo con el cierre del congreso y adelanto de elecciones, pero esa mayoría silenciosa no se ha volcado masivamente a las calles, las dos movilizaciones que se organizaron para pedir el cierre del congreso resultaron un fracaso, y sin las masas movilizadas en las calles, resulta una ilusión pensar que se puede derrotar políticamente a la mafia aprofujimontesinista.

Algunos conspicuos dirigentes izquierdistas dicen que esto ha sido culpa de Vizcarra por el miedo que tiene a que el pueblo movilizado desborde sus propuestas reformistas; pero esa idea más parece un intento de justificar la inacción de las izquierdas y evadir la responsabilidad que tienen en la actual desmovilización del movimiento popular. Históricamente la calle ha sido el principal centro de acción y lucha de las izquierdas.

El fracaso de las izquierdas tiene que ver, entre otros factores políticos e ideológicos, con ese viejo problema de sectarismo que ha llevado a la pérdida de credibilidad de los partidos en una sociedad altamente despolitizada y donde los movimientos sociales han dejado de tener la importancia política de épocas pasadas.

Las izquierdas han quedado convertidas en pequeñas y débiles organizaciones que no tienen influencia de masas y carecen de los instrumentos básicos (cuadros públicos, prensa, locales etc.) para desarrollar su actividad política. Por eso cabe preguntarse ¿Qué justificación tiene, por ejemplo, mantener artificialmente la existencia de dos partidos comunistas débiles y pequeños cuando las famosas diferencias ideológicas que argumentaban su división ya no existen?

Ninguna de las organizaciones en que están divididas las izquierdas llámese Nuevo Perú, Frente Amplio, Juntos por el Perú o Perú Libre han tenido la capacidad real de poder organizar y dirigir el descontento social que existe contra un congreso que, según todas las encuestas, tiene un 90% de rechazo.

En esas circunstancias el sentido común indicaba que si el mensaje de las izquierdas divididas no calaba en la conciencia de las masas, debieron en su momento juntar esfuerzos e intentar articular un movimiento unitario de masas para enfrentar con éxito a la mafia. No lo hicieron, algunos pensaron que Vizcarra debía hacerle las tareas y abrirles las puertas de palacio, y otros creían ciegamente que las masas de manera espontánea se iban rebelar contra la mafia que controla el congreso y que solo hacia falta tener listos los candados para cerrar el edificio de la Plaza Bolívar.

Craso error. En los momentos claves de la lucha política las masas brillaron por su ausencia. Ese ha sido el verdadero triunfo de la mafia aprofujimontesinista. Ellos lograron ganar este pulso al ejecutivo no tanto por sus fortalezas, sino por las flaquezas mostradas por el incipiente y débil bloque que apoyaba la propuesta del presidente Vizcarra de cierre del congreso y adelanto de las elecciones.

Las izquierdas fueron derrotadas porque no fueron capaces de romper con el inmovilismo del pensamiento, terminar con su mentalidad de secta que los atrapa en sus pequeñas e imaginarias batallas de papel y porque se negaron, una vez más, a dar pasos concretos para forjar su unidad, única manera de poder enfrentar y derrotar a la mafia.

De esos vientos son estas tormentas que hoy sacuden el país e inauguran un futuro incierto.

 

 

Anuncios

Acerca de Wirataka

"Nada de lo que es humano me es ajeno." Federico Engels
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s