¡América para los yanquis!

Por Fredy León

Se repite la historia. En la década de los 60 quisieron aislar a Cuba y sancionarlo por haberse atrevido a hacer su propia revolución. No lo lograron. Cuba sigue siendo un faro de dignidad, rebeldia, solidaridad e independencia. Hoy pretenden hacer con Venezuela lo que no pudieron con Cuba. Quieren aislar al gobierno de Nicolás Maduro y provocar su caída, aunque eso signifique desatar un baño de sangre en la patria de Bolívar y Chávez. La absurda decisión de vetar la presencia del gobierno venezolano en la denominada Cumbre de las Américas no pasaría de ser un simple hecho anecdótico en la triste historia de entreguismo y subordinación que caracteriza a la burguesía latinoamericana, de no ser que trás de esa decisión se ocultan los siniestros planes del imperio para montar una intervención militar en Venezuela. Provoca tristeza ver tantos gobiernos genuflexos que atados por un asquerozo cordón umbilical se muestran sumisos ante el imperio y no tienen dignidad para defender la soberanía y el derecho a la libre autodeterminación de los países latinoamericanos. Hablan de dictadura pero callan en todos los idiomas que en Brasil hay un presidente que llegó mediante un golpe de estado. Hablan de democracia pero callan que en Honduras hay un gobierno que cometió un escandaloso fraude electoral y un pueblo que se ha rebelado. Hablan de respeto a los derechos humanos, pero en Colombia y México se asesinan impunemente a luchadores sociales, periodistas y se práctica la política de desapariciones. Hablan unidad e integración latinoamericana pero actúan como si fueran colonias de los Estados Unidos. Pero la derecha se equivoca otra vez. Venezuela no está sola, tiene un gobierno respaldado por la mayoría de su población, un país que cuenta con la solidaridad de los pueblos y con el apoyo desinteresado de gobiernos hermanos que comparten los horizontes de lucha y, sobre todo, cuentan con la verdad de su parte, esa verdad escamoteada, despedezada y arrinconada por la gran prensa que miente y tergiversa la realidad venezolana. En el colmo del cinismo, quieren castigar a Venezuela por haber convocado a elecciones presidenciales, pero no dicen que la llamada oposición es la que se negó a suscribir el acuerdo marco que definían las condiciones bajo las cuales se realizaria el proceso electoral en abril, tal como el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero lo manifestó públicamente “de manera inesperada para mí, el documento no fue suscrito por la representación de la oposición. No valoro las circunstancias y los motivos, pero mi deber es defender la verdad y mi compromiso es no dar por perdido el lograr un compromiso histórico entre venezolanos.”. La derecha latinoamericana quiere repetir la historia, pero para nuestros males tenemos una derecha bruta, reaccionaria y entreguista que todo lo ha olvidado y nada ha aprendido. Hay que recordarle a los que confuden deseos con realidad que “la historia ocurre dos veces: la primera vez como una gran tragedia y la segunda como una miserable farsa.”

Anuncios

Acerca de Wirataka

"Nada de lo que es humano me es ajeno." Federico Engels
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s