El factor Verónika

Por Fredy León

 

Así como no se puede entender los éxitos logrados por la fenecida Izquierda Unida sin tomar en cuenta el liderazgo ejercido por Alfonso Barrantes, tampoco se puede proyectar las perspectivas electorales de las izquierdas hacia el 2021 sin analizar el importante rol que tiene Verónika Mendoza en el futuro de ese conglomerado izquierdista.

 

Dos son los aspectos esenciales a tomar en cuenta: el discurso político, la propuesta programática, la visión de país y la capacidad de liderazgo político, el grado de empatia popular para movilizar voluntades y conciencias y construir una nueva mayoría para luchar por transformar la patria.

 

Personalmente creo que Verónika articula, desde la izquierda, una propuesta programática coherente que responde a las necesidades y aspiraciones de las grandes mayorías. Su discurso no se agota en la crítica panfletaria al neoliberalismo, sino que avanza en el campo de las propuestas y alternativas de nuevas políticas de estado que defienden los intereses nacionales y populares.

 

No se puede construir un país justo y democrático sino se atiende las demandas populares básicas de trabajo productivo, salarios justos, educación de calidad, vivienda y salud para todos, pensiones dignas, derechos civiles sin discriminación ya sea de orden racial, cultural o de género, redistribución de los ingresos y lucha implacable contra la corrupción. Y tampoco se puede construir una patria nueva sino se defiende la soberanía nacional y se reformula radicalmemte la relación de sumisión y dependencia hacia el capital internacional promovido por los gobiernos neoliberales.

 

Verónika Mendoza ha logrado abrir una grieta en la dominación hegemónica que el neoliberalismo ejerce en nuestro país desde 1990. No se ha producido todavía un cambio sustancial en la correlación de fuerzas, pero después de mucho tiempo, ha surgido en la sociedad una voz que rompe con el dominio del discurso neoliberal.

 

Las contradicciones y disputas al interior del bloque dominante son cada vez más visibles. El fujimorismo sigue siendo la fuerza hegemónica, pero carece de la capacidad de unir al pueblo y el liderazgo de Keiko se ha volatilizado. El gobierno de PPK aparece como un gobierno débil, sin rumbo ni aliento histórico, arrinconado por sus propias incongruencias y obligado a luchar por sobrevivir. El Apra ha sido reducido a la insignificancia total y, salvo un milagro, dudo que pueda tener alguna importancia en el 2021.

 

Lo mas probable para el 2021 es que un sector del poder económico, que mantienen una actitud antifujimorista, juegue a la carta del outsider, tratando de imitar lo sucedido en Francia con Emanuel Macron. La figura del outsider se ha convertido en la última tabla de salvación del poder económico, aunque eso signifique promover la precariedad política, profundizar la crisis del sistema de partidos y desarticular el nivel y calidad de representación democrática.

 

Julio Guzmán o ¿Salvador del Solar? pueden jugar al rol del outsider. El primero ya lo intento sin éxito en el 2016, cuando antes de dar la batalla, los poderes mediáticos que apostaron por PPK, le bajaron el dedo; mientras que Salvador del Solar puede ser el rostro nuevo que necesita la vieja derecha que recela del fujimontesinismo y se muestra temerosa de que Verónika aparezca como una real alternativa de gobierno.

 

Si las izquierdas tuvieran sentido histórico, responsabilidad de patria y voluntad unitaria deberían dar pasos concretos para construir un solo referente político y enfrentar juntos los grandes retos que significa derrotar a la derecha en los procesos electorales del 2018 y 2021 y gobernar el país.

 

Pero la izquierda peruana carece de ese sentido de responsabilidad histórica. Sigue siendo una izquierda sectaria, temerosa, que sobrevive atrapado en el micromundo de las minucias políticas y fieles devotos de la cofradía del santo reproche.

 

Sin unidad las posibilidades de ganar las elecciones y gobernar el país son más complicadas. Pero la pelea se gana peleando. Y ese es otro de los méritos de Verónika, su capacidad de hacer frente a las adversidades y su optimismo para dar las batallas aunque el viento no sople siempre a su favor.

 

Si no sucede nada extraordinario, las izquierdas llegarán mínimo con tres candidatos presidenciales, Verónika, Santos y Arana; y que bien pueden ser cinco, si Cerrón y Yehude se suman a la lista de perdedores.

 

Demasiados ilusos para una izquierda que solo conoce derrotas.

 

Un análisis desapasionado y objetivo indica que de los cinco candidatos, Verónika Mendoza es la que tiene mejores posibilidades para atraer el voto mayoritario de quienes se identifican con las izquierdas.

 

El liderazgo de Verónika tiene dimensión nacional, su discurso ha ganado un espacio importante en la política nacional y su conducta política representa los nuevos valores por los que siempre las izquierdas hemos luchado. Aquí radican las principales diferencias con los otros candidatos.

 

Santos sigue siendo un importante líder regional pero muestra grandes limitaciones para dar la pelea nacional.

 

Arana tiene un discurso de derrota y carece de carisma para encabezar un proyecto nacional.

 

Cerrón mantiene su registro electoral pero no tiene ningún capital político importante ni sustento de masas para intentar otra aventura electoral.

 

Y Yehude es el candidato vergonzante de ese sector obsesionado con representar a “la centro izquierda”, es el candidato que por su sinuosa trayectoria política la derecha necesita para dispersar la votación y decir que “todos somos iguales.”

 

El camino hacia el 2021 aparece sumamente adverso, pero es justamente en las adversidades donde el liderazgo político tiene que mostrar su valía y capacidad para sembrar de optimismo el camino y conducir al pueblo a la victoria.

 

Y esa es una cualidad que Verónika ha demostrado en las elecciones pasadas y muchos esperamos y confiamos que en las nuevas batallas que se avecinan, Verónika enarbole con la misma firmeza las banderas de justicia, igualdad, libertad, democracia y bienestar para todos.

 

Las batallas se ganan peleando.

 

 

Anuncios

Acerca de Wirataka

"Nada de lo que es humano me es ajeno." Federico Engels
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El factor Verónika

  1. Rodolfo DACH dijo:

    Comparto a quién es la esperanza el 2021, para el logro de la recuperación de la SOBERANIA Y DIGNIDAD del Perú, la gran lider del Macro Sur del Perú y del PERU PROFUNDO, con 30 años en la luchas del pueblo y a lado del pueblo, con una vida ejemplar y de honestidad, … una verdadera ESTADISTA, la Ing. SANDRA CHEVARRIA LAZO, autora de la FILOSOFIA DE LA SOCIAL GLOBAL CONSENSOCARACIA, Filosofía alternativa al Globalización Neoliberal.

    Así, POR LA RECUPERACIÓN DE LA SOBERANÍA Y DIGNIDAD DEL PERÚ :
    Hemos iniciado UN GRAN CAMINO con INKARI LIBERTAD liderado por la Ing. Sandra Chevarría Lazo, camino de limpieza, transparencia, consecuencia, coherencia, consenso, con dignidad, principios y valores.

    EL CONSENSO SERÁ UNA REALIDAD CON INKARI LIBERTAD y con la Ing. SANDRA CHEVARRIA LAZO a la Presidencia de la República del Perú, porque ella es una gran estadista, líder a lado del pueblo por 30 años, CAPAZ, VALIENTE, CONSECUENTE, COHERENTE, DIGNA, HONESTA a carta cabal, una mujer excepcional y es nuestra candidata de lujo a la Presidencia del Perú- 2021. – Cusqueña, Sureña y Latinoamericana es la Ing. Sandra Chevarría.

    Me gusta

  2. Rodolfo DACH dijo:

    La gran Estadista que llegará a la PRESIDENCIA DEL PERU el 2021 en Perú es la Ing. Sandra Chevarría Lazo, de quién tengo a bien compartir su Curriculum Vitae, …. ella esta preparada y tiene la capacidad técnica y política para realizar los CAMBIOS TRASCENDENTALES EN EL PERU:

    Me gusta

  3. CesarDavid Rodriguez dijo:

    Alianza por la Reconstitución Nacional, Adelanto de Elecciones, Organización Autónoma desde los barrios, pre Elecciones de candidatos y Nueva Constitución. QUE VAYAN TODOS,,,,,, quien quiere ser primero debe estar dispuestos a servir como el mas sencillo. MAKI. “Ortotaxia” “Pensamiento Andino para la Humanidad”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s