Estrategia de poder

Estrategia de poder

Por Fredy León

Los documentos elaborados para su discusión en el XV congreso del PC ni de casualidad abordan el tema del poder. Las denominadas tesis políticas no contienen una sola frase, una sola idea, una sola propuesta, una sola mención sobre lo que es el problema fundamental de toda lucha política. Y un partido que no se plantee con seriedad la lucha por el poder político, no tiene razón de ser.

Sin una estrategia de poder, el PC está condenado a seguir deambulando como un ciego en medio de la oscuridad de la noche.

La estrategia de poder es un proceso de construcción, mediante la lucha política y la acción de masas, de una nueva correlación de fuerzas favorable al movimiento revolucionario que permita derrotar políticamente a la derecha neoliberal, desplazarlo del gobierno y construir las bases del nuevo poder popular.

Se trata de construir las fuerzas sociales y políticas para forjar una nueva mayoría que sea el sujeto orgánico del nuevo poder popular. En el Manifiesto Comunista Carlos Marx explicaba con claridad el rol de los comunistas “formar la conciencia de clase del proletariado, derrocar el régimen de la burguesía, llevar al proletariado a la conquista del Poder.”

Y la estrategia de poder de un partido comunista tiene que responder a esos objetivos. La diferencia entre un partido comunistas de los demás, es que los comunistas representan los intereses generales de los trabajadores en su lucha contra la dominación del capital. El objetivo de los comunistas es construir una sociedad sin clases sociales donde se cumpla ese principio “De cada cual según sus capacidades, a cada cual según sus necesidades.”

Toda estrategia de poder tiene sus tácticas y sus formas de lucha que responden a un análisis concreto de la situación concreta.

Lenin, el gran líder de la revolución bolchevique de 1917, en su famosa intervención del 4 abril en la Asamblea de Petrogrado expuso las famosas “tesis de abril” donde explicó magistralmente la estrategia de la lucha de los bolcheviques y que llevaron al triunfo de la primera gran revolución proletaria.

En ese histórico discurso, Lenin desarrolla tres ideas centrales de la estrategia de los bolcheviques:

  • La guerra imperialista es el principal problema a resolver;
  • La peculiaridad del periodo político que vivía Rusia “consiste en el paso de la primera etapa de la revolución, que ha dado el poder a la burguesía por carecer el proletariado del grado necesario de conciencia y de organización, a su segunda etapa, que debe poner el poder en manos del proletariado y de las capas pobres del campesinado”;
  • Ningún apoyo al gobierno provisional, desarrollar una amplia campaña de agitación política para que “todo el poder del Estado pase a los Soviets de diputados obreros.”

En la dirección del partido algunos ilusos creen que la estrategia de poder del partido debe reducirse al ámbito electoral y participar –a como de lugar- en las próximas elecciones presidenciales del 2021; y por esa razón se desesperan en arrimarse a Yehude Simón que –dicen- les ha ofrecido poner a disposición su registro electoral.

Bien, probablemente esta vez logren concretizar su aspiración y participen en las elecciones del 2021, pero eso no significa que esa participación en el proceso electoral responda a una estrategia de poder. Así como una golondrina no hace verano, reconocer formalmente la importancia que ha adquirido la lucha electoral no cubre el enorme vacío que representa para un partido comunista no tener claridad en lo que significa la lucha por el poder.

El pragmatismo nunca ha sido la fragua donde se amalgaman las ideas revolucionarias.

Lo primero a tener en cuenta es que el poder no es un objeto, una cosa o un lugar que se toma. El poder es una construcción social, un entramado de relaciones económicas, sociales y culturales que permiten que un determinado sector de la sociedad tenga la capacidad real para imponer sus intereses, trasmitir sus ideas y formas de vida al conjunto de la sociedad.

En la sociedad moderna la base de ese poder radica en la economía. Quién controle el proceso de producción y distribución de los bienes se convierte en la fuerza social dominante. El neoliberalismo ha significado la concentración del poder en una pequeña facción de la burguesía financiera-exportadora vinculada al capital internacional.

A partir de ese poder económico, la burguesía tiene el control del Estado, es decir del poder político. Pero además, el poder de la burguesía no es solo político y económico, sino también cultural e ideológico y desde el ámbito de la semiótica construyen todo un discurso que lo legitima como fuerza dominante de la sociedad. Es la vieja tesis de Marx “Las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada época; o, dicho en otros términos, la clase que ejerce el poder material dominante en la sociedad es, al mismo tiempo, su poder espiritual dominante.”

Pero esto no es un proceso automático. Es un proceso que se da en medio de la lucha y el conflicto social que es inherente al capitalismo por su carácter explotador y generador de desigualdades económicas y sociales.

Todo Estado –explica García Linera- tiene tres grandes bloques constitutivos: una correlación de fuerzas, un sistema de instituciones y  un sistema de ideas y creencias.

La estrategia de poder de un partido comunista tiene que responder a esos tres niveles: modificar las correlación de fuerzas sociales y políticas; disputarle y conquistar “cuotas de poder” a la burguesía en el marco del estado burgués y, construir un nuevo discurso cultural de contra-poder, la famosa guerra de ideas.

Y en ese sentido vale la pena recordar lo que el viejo Marx escribía en el Manifiesto Comunista “Los obreros arrancan algún triunfo que otro, pero transitorio siempre. El verdadero objetivo de estas luchas no es conseguir un resultado inmediato, sino ir extendiendo y consolidando la unión obrera”, ir organizando, educando y preparando al proletariado para conquistar y ejercer el poder.

 

 

Anuncios

Acerca de Wirataka

"Nada de lo que es humano me es ajeno." Federico Engels
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s