los homofóbicos

img_20170114_151348

Por Fredy León

 

Tengo varios amigos que son homosexuales y algunas amigas que son lesbianas. Nunca les pregunte los motivos, las razones o las causas que les llevaron a adoptar esa orientación sexual, porque en el país que radico -Noruega- ser homosexual o lesbiana es algo que pertenece al ámbito privado, una decisión personal.

 

La sociedad noruega reconoce como un derecho inalienable que las personas puedan decidir sobre su cuerpo, tengan la libertad de escoger su propia identidad sexual y compartir su vida con la persona que les hace feliz. En ese sentido, el famoso discurso del rey Harald es una muestra de tolerancia, respeto al ser humano y comprensión de la nueva identidad colectiva que existe en la sociedad noruega “Los noruegos son chicas a las que les gustan las chicas; chicos a los que les gustan los chicos, y chicos y chicas que se gustan. Los noruegos creen en Dios, en Alá, en todo y en nada.”

 

Es mas, la sociedad noruega condena todo tipo de discriminacion ya sea por cuestiones religiosas, raciales, culturales o sexuales. La prostitución es permitida, pero no existen burdeles ni lenocinios y el proxenetismo es penado legalmente. El nivel de feminicidio es relativamente bajo, la violencia machista es duramente sancionada, el aborto es legal y gratuito y las mujeres cuentan con toda una legislación especial que las proteje y garantiza que puedan ejercer con plena libertad sus derechos. Los homosexuales y lesbianas son ciudadanos que no tienen motivos para ocultar su orientación sexual ni razones para sentirse marginados o discriminados. Una lesbiana, la famosa escritora Anne Holt, fue Ministra de Cultura. El Contralor de la República, el respetado dirigente del Partido Conservador, Per Kristian Foss, es homosexual. El actual Ministro de Salud, Bent Høie, es homosexual. Desde hace poco, de conformidad a las normas legales aprobadas por el parlamento, los homosexuales y lesbianas pueden contraer matrimonio religioso. El Consejo de la Iglesia Luterana tuvo que elaborar una liturgia especial para cumplir con este mandato legal.

 

A la edad de 13-14 años los estudiantes reciben clases sobre educación sexual. El despertar de los jóvenes a la vida sexual va acompañado del conocimiento sobre su cuerpo, lo que les permite poder disfrutar, sin temores ni prejuicios, los placeres de la vida sexual. La sexualidad es entendida y vista como un hecho natural, algo que nace con el ser humano y luego se desarrolla de acuerdo a las propias peculiaridades de la persona humana. Sin estereotipos, prejuicios ni tabúes.

 

Creo que nadie que conozca algo sobre Noruega se atrevería a insinuar que en esta sociedad los valores morales y humanos han perdido su rol cohesionador o que noruega se está convirtiendo en una pervertida sociedad de homosexuales y lesbianas. Todo lo contrario. La libertad sexual y el respeto a la privacidad de las personas han contribuido de manera valiosa a que Noruega esté considerado hoy como una de las sociedades mas libres y democráticas y con un alto nivel de vida, una sociedad que ha ido evolucionando al ritmo de los tiempos y donde la persona humana ha encontrado el espacio social para realizarse libremente.

 

Volviendo a mis amigos homosexuales y amigas lesbianas, debo decir que no son mejores ni peores que mis otros amigos heterosexuales. Cuando están felices, rien; cuando están tristes, lloran; cuando se enojan, reniegan; cuando necesitas un apoyo, te tienden la mano solidaria o pasan de frente. Pueden ser egoistas o solidarios, pero antes que homosexuales o lesbianas, son seres humanos que simplemente viven su sexualidad a su modo, sin que esto signifique perder el respeto de la sociedad, la autoestima personal o ser objeto de discriminación o marginación.

 

Una sociedad es más libre y democrática cuando menos tabúes y prejuicios sexuales existen; cuando los seres humanos, independientemente si son heterosexuales, homosexuales, transexuales o lesbianas; si son blancos, negros o asiáticos; si profesan la religión católica o son musulmanes, judíos, budistas o ateos, encuentran razones para sentirse iguales, para ser parte integrante de una sociedad que promueve el respeto a la dignidad de la persona como el principio básico sobre el que se sustenta toda la convivencia social.

 

Anuncios

Acerca de Wirataka

"Nada de lo que es humano me es ajeno." Federico Engels
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s