En memoria de Ursus

received_193010071111051

Por Fredy León

 

Acaba de ser publicado la segunda edición del libro “Dos pueblos a los que amar, un mundo por el que luchar” (El Salvador, Euskal Herria, México 2016)  dedicado a honrar la memoria de los cientos de internacionalistas que participaron en la guerra civil de El Salvador (1980-1992) y cayeron en combate luchando en las filas del Frente Farabundo Marti de Liberación Nacional. La obra colectiva que tiene a Genaro, Javier y Gato como los compiladores, recoge la parte más trágica de la historia de esa lucha. En sus páginas se suceden los recuerdos de esos valientes y anónimos combatientes que entregaron su vida por conquistar “el pan y la rosa” en tierras salvadoreñas.

 

Como acertadamente señala James Petras en el prólogo del libro, “El ejemplar internacionalismo descrito en este libro por los participantes en la guerra civil salvadoreña da seguimiento a una gran tradición de revolucionarios socialistas.”

 

Dos jóvenes peruanos militantes de la Juventud Comunista Peruana, Marco Antonio Corzo y Alipio Mamani formaron parte de esos internacionalistas que ofrendaron su vida en las montañas salvadoreñas. A ellos nuestro honor

 

De las páginas de ese libro reproduzco el texto que me toco el honor de escribir sobre Marco Antonio Corzo, nuestro recordado camarada “Ursus”.

 

Víctor Onofrio Quispe hizo una semblanza de la vida de Alipio Mamani Luis (Moquegua 1957 El Salvador 1986)

 

De vez en cuando camino al revés
Es mi forma de recordar
Si caminara solo hacia delante
Te podría contar como es el olvido
Humberto Aq’ab’al

El libro pueden bajarlo en el siguiente enlace

https://drive.google.com/file/d/0B5Vmkqt0pOR-Rk81dmI4eVVTdkk/view
MARCO ANTONIO CORZO

Decía José Martí “que toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz”, pero aquel muchacho inquieto que partió en silencio a luchar en las montañas salvadoreñas no iba en busca de gloria alguna, iba a compartir su vida y su destino con el destino de un pueblo que combatía contra una dictadura que asesinaba a punta de bayonetas los sueños de justicia y libertad.

 

Marco Antonio Corzo, el recordado camarada “Ursus”, se hizo comunista a muy temprana edad, por experiencias vividas e ideas aprendidas en su época escolar.  Era un joven que vivió su tiempo con ilusiones y alegría por la vida, y como todo joven que empieza a sentir la pasión por las ideas revolucionarias soñaba con un mundo mejor. La grandeza de los revolucionarios es que siempre le piden algo más a la vida y luchan por conquistarlo.

 

Lo conocí en el tercer congreso nacional de la Juventud Comunista Peruana, poseía la habilidad de la palabra y cultivaba su mente con el estudio del marxismo-leninismo. Era un fogoso polemista y muy incisivo en sus puntos de vista; un dirigente estudiantil, un político nato que muy temprano llegó a entender el poder de la palabra y el valor del conocimiento.

 

Era alegra, jovial, bohemio y llevaba las ideas en la sangre. El país dejaba atrás 5 años de dictadura. La vuelta a la democracia formal obligaba a los revolucionarios a replantear nuestra estrategia. Entendíamos que la acción de masas era el factor clave para avanzar y que las formas de lucha debían aplicarse de manera creativa de acuerdo a las condiciones concretas del desarrollo de la lucha de clases.

 

El triunfo de la revolución sandinista y la heroica lucha del pueblo salvadoreño impactaban en la conciencia de los jóvenes comunistas, y como en muchos lugares de nuestro continente, las acciones de solidaridad con los pueblos centroamericanos eran parte importante de nuestra labor política. Impulsamos las brigadas de solidaridad con Nicaragua, participamos en la campaña de alfabetización y de recolección del café. Pero las luchas del pueblo salvadoreño, las ideas del camarada Schafik Nadal, eran vistas con mucho respeto y constituían un punto permanente de debate en la Juventud Comunista.

 

Creo que en esas reuniones y debates es donde se empezó a generar un acercamiento especial por parte de muchos camaradas de la Juventud Comunista con la lucha del Partido Comunista Salvadoreño y su brazo armado, las Fuerzas Armadas de Liberación.

 

En nuestros corazones el internacionalismo proletario tenía un valor muy alto, y creo que de manera especial en el camarada Ursus, ese sentimiento se fue convirtiendo en su razón de vida, y en silencio empezó a prepararse, junto a un pequeño contingente de jóvenes comunistas, para enrolarse a las filas del naciente Farabundo Martí para la Liberación Nacional.

 

No le debió ser difícil tomar la decisión para integrarse a la lucha revolucionaria del pueblo salvadoreño. Creo que sabía de los riesgos que ello conllevaba. Marco Antonio Corzo fue consecuente con sus ideas, él se fue con la convicción total de contribuir al triunfo de la lucha del pueblo salvadoreño. Se marchó con su morral lleno de ilusiones y con la convicción de poder ser participe de la victoria final del pueblo salvadoreño. No hay acción más noble que la decisión de un joven revolucionario de ofrendar su vida para alcanzar la libertad de pueblo.

 

Debía tener 25 años cuando partió hacia las montañas salvadoreñas y toda una vida por delante. Pero esa vida, esa sangre regada en suelo salvadoreño, esos sueños de justicia fue sin lugar a dudas su mayor contribución para terminar con una dictadura sanguinaria y cerrar un capitulo trágico en la historia del pueblo salvadoreño.

 

Hoy que el pueblo salvadoreño ha logrado grandes victorias solo nos queda recordar a los caídos en esa lucha y rendirles homenaje a su memoria y su consecuencia. Ese es el valor de la vida de Marco Antonio Corzo, un joven comunista que en silencio se fue a luchar por la liberación de El Salvador, que nunca buscó gloria alguna, porque como dijo el camarada Fidel Castro, los comunistas no luchamos por glorias personales, luchamos por ideas y por el bienestar de nuestro pueblo

 

¡Honor eterno camarada Marco Antonio Corzo!

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de Wirataka

"Nada de lo que es humano me es ajeno." Federico Engels
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a En memoria de Ursus

  1. como puedo contactarte, mi tio fue el y hasta ahora mi abuela quiere realizar los tramites para repatriarlo gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s