El ocaso de Patria Roja

sipan

Por Fredy León

Ironías del destino. En Patria Roja, los rostros del futuro buscan zanjar con las arrugas del pasado, así como sucedió con Bandera Roja, la organización política que surgió como producto de la división del PC allá por 1964 y dejó de existir cuando su juventud, encabezado por un joven desconocido de nombre Gotardo Rojas, se rebelaron contra Saturnino Paredes, eterno dirigente de Bandera Roja, y decidieron formar su propia organización; hoy día, Patria Roja se enfrenta a los fantasmas de su pasado: un importante sector de su juventud, encabezado por un joven desconocido de nombre Marco Sipán, se ha rebelado contra Alberto Moreno, sempiterno dirigente de Patria Roja, y ha anunciado su intención de formar su propia organización partidaria.

Hasta aquí nada nuevo en la vieja historia de divisiones de Patria Roja, estamos frente a su tercera división, amen de las innumerables deserciones que sufrieron.

La primera división fue a finales de la década de los 70, cuando luego de sus problemas internos que enfrentaron con la denominada “camarilla Pasache” surgió Puka Llacta; después, a mediados de los 80, apareció el grupo denominado Bolchevique; y ahora le tocó el turno a su juventud –o un sector de ella- que decidieron romper con PR; esto sin olvidar que no hace mucho, Gregorio Santos, junto a varios dirigentes cajamarquinos, fueron expulsados de Patria Roja mediante un comunicado nada inteligente, demasiado bilioso y redactado desde la frustración y el resentimiento político.

Pero lo que hace distinto esta división de las anteriores, es que ésta se presenta como una rebelión de su juventud contra la generación histórica que fundó Patria Roja, y se produce justo cuando Patria Roja vive momentos de declive total, golpeados por su propia incapacidad para poder articular un proyecto nacional, sin saber como enfrentar los efectos de  la crisis generada por la decisión de Santos de transitar su propio camino y aislados del contexto político nacional.

Patria Roja fue la organización de izquierda que mejor resistió la crisis generada por la implosión del sistema socialista y que devoró a los partidos de la izquierda peruana que desaparecieron naufragando en un mar de indecisiones; pero a pesar de haber resistido esa tempestad, el pecado cardinal de Patria Roja es que se transformó en una secta y no tuvieron la sagacidad suficiente para salir de las trincheras de la resistencia en que se encerraron, no fueron capaces de pasar a la ofensiva política, a la lucha de masas.

El espacio que ellos no pudieron copar fue lentamente llenado por nuevos actores políticos.

En política, quien no avanza retrocede, esto es el abc de la lucha política. Lo cierto es que a pesar de su predica y deseos, Patria Roja nunca llegó a ser ese “Partido Revolucionario de Masas que supere la visión de partido secta, encerrado en sí mismo, y que superando el espontaneísmo, asuma la política grande con visión de país, capaz de trabajar con una visión de conjunto y de largo plazo.” (Historia de Patria Roja) que ellos prometieron una y mil veces.

Como resultado del cúmulo de errores políticos que cometieron en las últimas décadas, sumado a la ausencia total de un sano espíritu partidario autocrítico y su terca negativa a llevar adelante un verdadero proceso de renovación total que les hubiera permitido enfrentar sus viejos problemas que vienen desde tiempos atrás, Patria Roja está siendo destruido por sus propios errores e inconsecuencias.

Por los términos utilizados en sus pronunciamientos y las acusaciones mutuas que se endilgan, nos atrevemos a afirmar que esta división marca el ocaso final de un proyecto político de lo que alguna vez fue el grupo maoísta más importante a nivel de América Latina.

Patria Roja podrá seguir luchando por sobrevivir, pero el espíritu revolucionario que una vez animo a esos jóvenes a romper con Bandera Roja, se ha extinguido por completo. Si alguna vez Patria Roja agitaba la consigna “el poder nace del fusil”, hoy solo luchan para no perder esa migaja de poder que les otorga controlar la derrama magisterial. Eso es lo máximo que aspiran.

En las divisiones anteriores había por lo menos un intento de presentar las discrepancias como parte de un debate político y la lucha por el control del aparato se presentaba como una confrontación de ideas, proyectos y liderazgos mas o menos definidos. Ahora no queda ni esa formalidad y tampoco se preocupan por guardar las apariencias. La crisis de ideas revolucionarias es de tal magnitud que un problema político interno es presentado como un acto cuasi criminal.

No de otra manera se entiende esa defensa de la institucionalidad política de Patria Roja bajo la nada sutil argucia de acusar de “delincuentes y drogadictos” al sector disidente encabezado por Marco Sipan, ex secretario general de la jotace, quién hasta hace poco defendía a Patria Roja “como una de las instituciones más organizadas del país.”(“Patria Roja, utopía y praxis” Marco Sipan. 2015)

Esta división de Patria Roja les crea nuevos y graves problemas. ¿Después de la generación de Moreno, Breña, Olmedo, Barrera, Valer, que viene? Nada, en Patria Roja hay un enorme vació generacional, una peligrosa discontinuidad que les va a llevar a la pérdida total de la identidad política.

No es que nos alegremos de los problemas internos que vive Patria Roja, algo similar vivió el PC cuando en su X Congreso (1992), Jorge del Prado cometió el grave error de oponerse a encabezar un proceso ordenado de renovación que la militancia del PC exigía. Resultado de ese clima de confusión llevó a que Renán Raffo asumiera el cargo de Secretario General, cosa que en situaciones normales nunca hubiera sido elegido en esa importante responsabilidad.

Luego del profundo desencuentro entre las aspiraciones renovadoras de la militancia y el inmovilismo conservador que defendió Del Prado, el PC nunca más volvió a ser el partido combativo y revolucionario que alguna vez aspiró. Hoy ha quedado convertido en una caricatura de su historia.

Yo sigo creyendo que la situación de crisis que atraviesan los dos Partidos Comunistas, convertidos en escombros políticos por las desinteligencias que han mostrado sus cúpulas de dirigentes, condenados a vegetar y sobrevivir aferrados a un destructivo espíritu de secta y nostalgia de un pasado que se muestra heroico frente a las falencias y falta de confianza en el futuro, unos partidos que a lo único que atinan es aparecer en la palestra política únicamente para conmemorar el 7 de octubre, puede ser revertida.

La historia no está escrita de antemano, es un quehacer continuo, una invitación a la imaginación y capacidad de influir sobre los acontecimientos. ¿Qué hacer? ¿O agotamos nuestra existencia luchando por intentar sobrevivir como sectas y defender unas siglas partidarias las cuales hemos vaciado de contenido o refundamos el comunismo peruano, renovamos nuestras ideas, forjamos nuevos liderazgos y volvemos nuestra mirada hacia las masas para fundirnos con ellas y luchar por los objetivos comunes del cual formamos parte?

¿O prolongamos la agonía política de dos siglas partidarias que han perdido todo aliento revolucionaria o contribuimos a forjar un nuevo Partido Comunista?

Las crisis son momentos especiales en donde lo nuevo y lo viejo luchan por imponerse. Lo viejo es el concepto de secta, es el espíritu estrecho que nos ha llevado a ser fuerzas marginales; lo nuevo es la unidad, es la capacidad para reconstruir el viejo partido fundado por el Amauta, para convocar a todos los comunistas peruanos y aglutinarnos en una sola organización partidaria, es intentar ser fieles al pensamiento dialéctico del viejo Marx cuando afirmaba que “Los comunistas son, pues, prácticamente, la parte más decidida, el acicate siempre en tensión de todos los partidos obreros del mundo; teóricamente, llevan de ventaja a las grandes masas del proletariado su clara visión de las condiciones, los derroteros y los resultados generales a que ha de abocar el movimiento proletario.”

Con la crisis que vive Patria Roja algo muere, se cierra de manera definitiva el ciclo político iniciado por Bandera Roja en 1964. Ojalá que ese final se convierta en el punto de partida para que el viejo espíritu que animó al Amauta a fundar el Partido Socialista se reencarne en la refundación de un nuevo y gran partido de los comunistas peruanos.

Los comunistas que con nuestra acción e inacción hemos contribuido a la destrucción de la mayor creación heroica del Amauta, estamos en deuda con el pensamiento profundamente revolucionario del amauta, estamos en deuda con los pobres y desposeídos del país, estamos en deuda con la historia de nuestra patria, estamos en deuda con la revolución socialista.

Es el momento de dar pasos concretos para forjar un nuevo Partido Comunista, marxista, leninista, mariateguista con vocación de poder y que exista para garantizar el triunfo de la revolución socialista. Un partido que sea fiel al espíritu revolucionario encarnado en el pensamiento siempre actual del viejo Marx cuando afirmaba “La revolución social del siglo XIX no puede sacar su poesía del pasado, sino solamente del porvenir. No puede comenzar su propia tarea antes de despojarse de toda veneración supersticiosa por el pasado.”

Ha llegado el momento de poder saldar la deuda con la historia. Dejemos que los muertos entierren a sus muertos. Hagamos realidad esa vieja consigna de servir al pueblo de todo corazón, con toda la inteligencia y con total honestidad revolucionaria.

 

Anuncios

Acerca de Wirataka

"Nada de lo que es humano me es ajeno." Federico Engels
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El ocaso de Patria Roja

  1. Marco Cárdenas pinazo dijo:

    BUEN ARTICULO A SEGUIR BREGANDO POR LA UNIDAD DE TODA LA IZQUIERDA MARXISTA

    Me gusta

  2. ANTONIO LUNA dijo:

    Le falta mucho a este balance del partido fundado por Mariátegui, muchas imprecisiones políticas e históricas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s