Las tribulaciones de Moreno

moreno2

Por Fredy León

Recuerdo cuando el máximo dirigente de Patria Roja, Alberto Moreno decidió abandonar la clandestinidad y apareció en público en una entrevista brindada al diario La Republica fundado por Gustavo Mohme, cuando este era un periódico serio y no el remedo de pasquín que es ahora. En esa entrevista Moreno dice una gran verdad: “a la burguesía peruana le falta grandeza de patria.”

Moreno había permanecido desde 1969, fecha en la que un grupo de jóvenes disidentes de Bandera Roja decidieron fundar Patria Roja, agazapado bajo las sombras de la clandestinidad, responsabilidad que fue asumida con un fervor religioso, pues eso significo que en medio de esa clandestinidad total, un desconocido joven de nombre Gotardo Rojas se convirtió, por razones de puro activismo político, en Alberto Moreno, máximo dirigente de Patria Roja, la más importante organización maoísta hasta antes de la irrupción de Sendero Luminoso.

Eran los años de 1980, tiempos convulsos y de mucha actividad política, tiempos donde la Izquierda Unida se perfilaba como una poderosa fuerza política de masas y Patria Roja como uno de los principales partidos integrantes del conglomerado izquierdista.

Patria Roja tenía la bancada parlamentaria mas numerosa, controlaban el sutep, la federación de estudiantes y tenían presencia significativa en los frentes de defensa y la federación de mineros.

El primero en salir de la clandestinidad fue Jorge Hurtado «Ludovico», un oscuro y folclórico personaje que manejaba el aparato de Patria Roja y que llegó a ser elegido Senador de la República por Izquierda Unida. Ludovico representaba el prototipo del dirigente dogmático de Patria Roja, mas ducho para las negociaciones bajo mesa que para la política entendida como acción creadora.

Moreno, a pesar de haber dado el gran salto de la clandestinidad a la actividad pública en un periodo de nuestra historia donde la política movilizaba multitudes y tenía un Partido con presencia nacional, pues en el mejor de sus momentos se decía que ahí donde había un maestro, existía Patria Roja, nunca llegó a destacar como un verdadero líder de masas, y si alguna vez tuvo sanas ambiciones de encabezar ese gran movimiento político que debía surgir de las cenizas de la izquierda unida y que Moreno contribuyó a su desaparición, terminó en un rotundo fracaso. El gran viraje promovido por Moreno fue un camino hacia la soledad.

El 2% de votos obtenidos como candidato presidencial en las elecciones de 2006, lapidaron todas las ilusiones de Moreno de ser el líder de las izquierdas.

El mayor mérito de Alberto Moreno es haber resistido estoicamente en sus trincheras cuando la utopía comunista se vino abajo como un castillo de naipes. Su gran limitación es que no sabe como pasar de la simple resistencia a la ofensiva política. Uno no sale de un foso cavando hacia abajo.

Todos los intentos realizados por Patria Roja han terminado en rotundos fracasos. Desde el Movimiento de Nueva Izquierda hasta el MAS han sido esfuerzos inconclusos y que les ha dejado un sabor amargo, mucho esfuerzo y demasiado sacrificio para ser derrotados sin librar batalla alguna.

Y ahora con el agravante que Patria Roja vive una situación crítica debido a la ruptura con el sector encabezado por Gregorio Santos. Una página aun no volteada, pues a raíz de un acto organizado por el sector disidente de Patria Roja en Cajamarca conmemorando el 88 aniversario, dio motivo a un virulento artículo escrito por Manuel Guerra, connotado dirigente de Patria Roja, y que nos retrotrae a tiempos que creíamos ya superados, pues plantear una discrepancia política en esos términos, no gana ni dios ni el diablo.

La situación que vive Patria Roja refleja con mayor nitidez los grandes problemas que enfrenta el comunismo peruano; un movimiento político que se encuentra aislado, arrinconado, sin iniciativas, sin cuadros políticos visibles y sin un proyecto nuevo que puedan mostrar un camino para salir del fondo del pozo en que se encuentran.

Tal vez la última posibilidad que les queda es intentar tomar en serio las palabras pronunciadas por Alberto Moreno en el acto de conmemoración del 88 aniversario de la fundación del Partido de los comunistas peruanos y tratar de ir más allá de la simple formalidad burocrática de conmemorar juntos un aniversario.

Los tiempos ya no son para gestos. Es hora de tomar medidas concretas. Y en ese sentido, el discurso pronunciado por Moreno en el acto del 88 aniversario, a diferencia de las palabras vacías pronunciadas por De la Cruz, que ya es mucho nombrarlo por que no aporta nada nuevo y solo refleja el caos mental que vive, debería ser el punto de inflexión para refundar el comunismo peruano.

Moreno desarrolla cuatro razones que justifican hablar sobre la unidad de los comunistas peruanos: Es una condición para avanzar; cuentan con una base teórica común: el marxismo; asumen la complejidad de la lucha integral y, necesitan generar una nueva pasión revolucionaria para vencer.

Nosotros agregaríamos una quinta razón y que es la más importante: Tanto Patria Roja como el PC han fracasado en su intento de ser “la vanguardia política”  de la revolución.

Un Partido Comunista que no tenga como objetivo la lucha por el poder y por la transformación del sistema capitalista, no tiene razón de existencia.

Yo imagino que para Moreno debe ser una frustración haber luchado toda una vida, no haber conseguido nada y ver como el país camina a la deriva por la falta de una organización que –como manifestó en su primera entrevista pública- tenga realmente “grandeza de patria.”

Ahora ya no se trata de dejar la clandestinidad, se trata de algo más complejo: dejar la intrascendencia histórica para contribuir con “grandeza de patria” al desarrollo del movimiento comunista peruano.

En ese sentido, las tribulaciones de Moreno expresadas en su discurso por el 88 aniversario de la fundación del Partido fundado por Mariátegui, caben en un grano de arena. La revolución le quedó demasiado grande a Alberto Moreno. Ahora tiene por lo menos la posibilidad de impulsar la renovación y refundación del comunismo peruano. Ese podría ser su mejor contribución y aporte a la lucha por el socialismo peruano.

Anuncios

Acerca de Wirataka

"Nada de lo que es humano me es ajeno." Federico Engels
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s