El temor de los sectarios

juntos88

Por Fredy León

Tal vez pocos recuerden, pero no hace mucho, el 2010 para ser exactos, Moreno y De la Cruz, suscribieron públicamente un documento donde se comprometieron solemnemente a forjar la unidad del PC y PR y, entre otras perlas, anunciaron sendos acuerdos que en su momento fueron vistos y saludados por muchos como una decisión histórica, como el siguiente: “Conscientes que no bastan las palabras ni las buenas intenciones, hemos decidido conformar un Comité de Enlace compuesto por miembros de las direcciones centrales de ambos partidos, que tienen el encargo de encaminar paso a paso el proceso unitario de los Comunistas, hasta lograr la consecución de un solo, grande y poderoso Partido de los Comunistas Peruanos.”¹

Bueno, esta declaración fue suscrita el 7 de octubre del 2010 De esa fecha, el tiempo se ha quedado detenido para los que firmaron ese acuerdo, y del famoso “comité de enlace”, no queda ni polvo.

6 años después, otro 7 de octubre, pero del 2016, los mismos personajes, Moreno y De la Cruz, anunciaron nuevamente, pero ya no con la solemnidad de la primera vez, que ahora sí han decidido forjar la unidad del PC y PR.

Dos meros anuncios en 6 años, sobre un tema que para muchos resulta más que urgente, reflejan en el mejor de los casos la pasmosa lentitud y la mentalidad cansina de quienes dirigen ambos Partidos; y en el peor de los casos, una forma nada inteligente de jugar de manera irresponsable e irrespetuosa con las expectativas unitarias de los militantes de ambas organizaciones.

¿Simple olvido o improvisación total?

Yo me temo que tras de ese nuevo anuncio de Moreno y De la Cruz, no existe una idea sólida, una propuesta meditada, un proyecto esbozado, una decisión seria que permita decir que estamos en el inicio del proceso de unidad de los comunistas. Además, estoy convencido que esa decisión, para que no quede como otro anuncio en las alturas, debería involucrar a los militantes comunistas para forjar desde las bases, la tan ansiada unidad de los comunistas peruanos.

Moreno y De la Cruz tienen una visión burocrática de la política, ellos creen ingenuamente que basta con un simple acuerdo en las alturas para lograr la unidad. Al viejo estilo del ordeno y mando, estos dirigentes piensan que tienen la autoridad para imponer disciplinadamente sus decisiones particulares sin tomar en cuenta la opinión y participación de los militantes de sus organizaciones.

Bueno, pero si la idea es clonar las dos organizaciones, lo seguro es que el resultado va a ser un terrible esperpento, una caricatura deformada, un remedo de organización que a solo va a reproducir los viejos defectos que arrastran el PC y PR.

La unidad de los comunistas no puede ser entendida como la simple decisión de sumar las siglas de dos organizaciones, que por diversos motivos, han perdido las perspectivas revolucionarias. La unidad para que sea realmente efectiva, tiene que ser un verdadero proceso que lleve a la refundación del comunismo peruano; y eso solo puede ser posible si esa unidad es resultado de un amplio y democrático proceso de debate de ideas y donde participen de manera activa todos los que tienen algo que aportar.

La unidad tiene que llevar a reconstruir el sujeto revolucionario, definir una estrategia de poder y rearmar la utopía comunista, condiciones indispensables para hacer del nuevo Partido Comunista el factor político más importante de las fuerzas izquierdas que luchan por la transformación de la vieja sociedad capitalista.

Sabemos por experiencia propia, que la unidad va demandar esfuerzos titánicos de todos los que están convencidos que ese es el camino correcto para construir un solo y gran Partido Comunista.  Hay que vencer la mentalidad sectaria que nos domina, acabar con el dogmatismo y erradicar los viejos métodos de hacer política que nos han llevado a alejarnos del sentimiento popular. Tenemos que exigir a las actuales direcciones partidarias a que se atrevan a dar los pasos iniciales para avanzar hacia la unidad de los comunistas, que no es ni puede ser vista, como la simple unidad del PC y PR, sino que tiene que ser un proceso que convoque a todos los que se identifican y están de acuerdo con refundar el comunismo peruano.

En 2014 propusimos, que para avanzar hacia la unidad de los comunistas peruanos, lo primero que debíamos hacer era crear un ambiente adecuado para empezar a discutir con seriedad sobre esta posibilidad. La unidad es el proceso más complicado que exige mucha capacidad creativa, es la aventura más emocionante que seguramente va a generar un debate de ideas apasionado y donde las nuevas generaciones de comunistas tienen que demostrar que verdaderamente son “adultas y creadoras”, y ese debate de refundación comunista debería conducirnos hacia un congreso ideológico.²

Consideramos que el nuevo Partido tiene que tener una férrea unidad ideológica que es la base fundamental de ese proceso, y aprobar una estratégica y táctica única que sea asumida de manera consciente y consecuente por todos los que desean ser partícipes de esa tarea histórica.

Paralelo a ello debería haber un compromiso claro, por parte de las direcciones del PC y PR, para comprometerse a forjar algunos espacios comunes que permitan hacer irreversible la idea de construir la unidad.

A saber:

  • Juntar esfuerzos humanos y recursos materiales para desarrollar el trabajo de prensa y difusión de manera conjunta, teniendo como objetivo poder editar, a la brevedad posible, una revista que sea vocero de los comunistas peruanos.
  • Asumir el compromiso de ir limando las asperezas que nos impiden hacer un trabajo conjunto a nivel del movimiento popular, buscando acabar con la división y las actitudes de paralelismo sindical y dedicar todo nuestro esfuerzo para reconstruir el movimiento estudiantil, de mujeres y de la cultura combatiente.
  • En los lugares donde existan las condiciones adecuadas, empezar a construir los comités de enlace para ir proyectando de manera conjunta las tareas con respecto a la coyuntura política.
  • La unidad de los comunistas tiene que ser vista como la contribución concreta para lograr la unidad más amplia del pueblo peruano, y que tiene en el Frente Amplio, su expresión más avanzada.

Para lograr esto se requiere que las direcciones de PC y PR se pronuncien de manera pública y clara. No basta con anuncios individuales, se necesita que haya acuerdos orgánicos, oficiales, que sean vinculantes para poder desarrollar el trabajo unitario de ambos partidos. Tiene que haber un compromiso público y con propuestas concretas para trabajar por lograr la unidad de los comunistas peruanos. Una vez dado los primeros pasos, no puede haber motivos para volver atrás.

Y esto resulta más actual en el caso del PC.

Según un artículo publicado por Carlos Mejia, miembro de la Comisión Política del PC, sostiene que en el tema de la famosa unidad con Patria Roja, en el PC “NO EXISTE ningún acuerdo de algún proceso de unidad con nuestros amigos de Patria Roja. No hay acuerdo, ni se ha discutido en instancia alguna.”³

Bueno, no está demás recordar que en los documentos de discusión del XV Congreso del PC, a realizarse probablemente en diciembre de este año -que supongo fue redactado por su Secretario General-, no existe ni una mención, ni una sola línea, ni una sola propuesta sobre el tema de la unidad con Patria Roja.

Si lo que afirma Carlos Mejia es cierto, que el PC no tiene acuerdo ni está en su agenda de discusión ¿cómo se explica entonces que el díscolo Secretario General del PC anuncie como inminente la unidad de su Partido con Patria Roja?

¿Simple olvido, un arrebato emocional o una muestra más de la informalidad e improvisación con que dirige el PC?

Para mí, la explicación de este embrollo que vive el PC, donde por un lado vemos a su comedido Secretario General decir una cosa y luego un distinguido miembro de su Comisión Política lo desmiente púbicamente, es sencilla.

El PC se ha convertido en una olla de grillos, una organización donde sus dirigentes actúan de manera irresponsable y no respetan sus propias instancias orgánicas; un partido en descomposición donde la informalidad, la improvisación y la falta de seriedad han resquebrajado la poca institucionalidad orgánica que existía en esa organización. Y en un Partido de esa naturaleza, no existe una línea política de trabajo que sea asumido de manera disciplinada por sus militantes.

Un joven sectario

La unidad de los comunistas solo puede ser logrado si es que existe la convicción absoluta de que no hay otra alternativa y si asumimos que la unidad es la mejor opción que tenemos si queremos ser protagonistas de la historia y no simple espectadores pasivos.

Esa convicción unitaria solo puede surgir del análisis objetivo del proceso político peruano, de las tendencias que están en pugna, del nivel de correlación de fuerzas y de reconocer cual es el nivel de influencia de nuestras organizaciones políticas en el devenir político; y ese sentimiento unitario se puede consolidar por medio del debate de ideas, la discusión de alternativas y la exposición de argumentos.

Un partido que no debate, que no discute, que no analiza, que no vive la política, que no siente el impulso de las masas, está condenado a su extinción.

Y ese es uno de los problemas graves del PC. Es un Partido que ha perdido la tradición del debate político. En la dirección del PC se ha impuesto una visión vulgar de la realidad política sostenida en unas precarias ideas sin mayor sustento teórico que ha dado lugar al surgimiento de aberrantes desviaciones prácticas.

La vieja aspiración del Partido de ser “la vanguardia política” del proletariado en la lucha por la toma del poder, ha quedado reducida a conformarse con ser una insignificante fuerza de retaguardia sindical que actúa al remolque de los intereses de la burocracia sindical que controla la CGTP.

Si el PC pierde el control de la CGTP, desaparece. Lo mismo puede pasar con PR, si pierden el control de la derrama magisterial.

Pero el problema político no es cómo sobrevivir. El problema central es cómo hacer del comunismo peruano una fuerza protagónica en la lucha contra el sistema capitalista.

Algunos todavía soñamos con la revolución y creemos firmemente en los ideales comunistas.

En esa perspectiva, cuando hablamos de la unidad de los comunistas, me parece un error colocar por encima los intereses particulares de una burocracia sindical mas interesada en preservar sus pequeños privilegios que en desarrollar una lucha política consecuente contra la dominación del capital.

No olvidemos que el “pensamiento cotidiano” tiende al interés puramente económico y el movimiento sindical, por diversas causas que valdría la pena analizarlo en profundidad, ha quedado atrapado en ese pensamiento. La CGTP ha perdido su fuerza política, ya no es centro que articula al movimiento popular ni la “escuela” de donde surgen los nuevos liderazgos políticos, y con el agravante que tan notoria es la debilidad orgánica de la CGTP, que no tiene ni la fuerza suficiente como para colocar el tema de la lucha por mejores salarios como parte de la agenda social.

El movimiento sindical, en las condiciones actuales en que se encuentra, no puede ser el referente social donde los comunistas puedan extraer las razones para su accionar político. Los comunistas tenemos que tratar de tener una lectura integral de la lucha política, ser sumamente críticos con nuestra práctica política y aceptar, que tal Como estamos, no servimos ni para ganar una alcaldía distrital. Y menos para impulsar la lucha por el poder.

La unidad de los comunistas no puede contraponerse con la unidad más amplia de las izquierdas. Todo lo contrario. Si damos ese paso, lo hacemos con la mente puesta en que esa es la contribución concreta de los militantes comunistas para lograr terminar con este ciclo de división y dispersión de las izquierdas.

Un Partido Comunista, fuerte, grande, sólido, con una práctica revolucionaria consecuente, con una conducta ética ceñida a la moral comunista, sería el mejor aporte que podemos hacer para avanzar en la lucha por el socialismo.

Divididos no somos nada, unidos podemos aspirar a ser algo.

Este es tiempo para soñar en la unidad de los comunistas peruanos, pero como diría el gran Lenin “Es preciso soñar, pero con la condición de creer en nuestros sueños. De examinar con atención la vida real, de confrontar nuestra observación con nuestros sueños, y de realizar escrupulosamente nuestra fantasía.”

 

——————————-

1 Declaración suscrita por Moreno y De la Cruz el 7 de octubre del 2010

LOS COMUNISTAS PERUANOS MARCHAMOS HACIA LA UNIDAD EN UN SOLO PARTIDO

En el 82 Aniversario de la fundación del Partido Comunista por el Amauta José Carlos Mariátegui, nosotros, herederos y continuadores de ese grandioso legado por construir el socialismo peruano,

DECLARAMOS

Superando viejos errores y desconfianzas estériles, iniciamos un proceso que debe culminar con la inclusión de los comunistas peruanos en un solo y gran partido, sobre la base de los ideales y principios que inspiraron a nuestros fundadores, esfuerzo en el que pondremos nuestra firme voluntad y compromiso, convencidos que compartimos las mismas aspiraciones, incompatibles con la inmadurez y estrechez de miras que condujo a divisionismos y enfrentamientos en el pasado.

En memoria de nuestros mártires, de miles de nuestros militantes que consagraron su vida en defensa de los derechos de los trabajadores, que lucharon por la defensa de la patria y sus recursos, que no cejaron un solo instante de perseverar por hacer realidad ese gran ideal humano que es el socialismo.

Porque la unidad para los comunistas es un principio, y en la actualidad una condición indispensable para vertebrar la más amplia unidad de la izquierda, el progresismo, los sectores democráticos y patrióticos, capaz de cerrar el ciclo nefasto de hegemonía de las clases dominantes y abrir un nuevo rumbo en la historia patria, cuyo horizonte no puede ser otro que el socialismo.

Porque estamos obligados a superar la fragmentación del movimiento popular y de las fuerzas progresistas empezando por nosotros los comunistas para dar consistencia y contenido a la lucha de los trabajadores y el pueblo, recuperar sus derechos conculcados e integrarlos a la gran batalla por una patria digna y soberana, asumimos el compromiso de poner fin al divisionismo, el paralelismo y cualquier otro método que atente contra la unidad de las representaciones populares.

Conscientes que no bastan las palabras ni las buenas intenciones, hemos decidido conformar un Comité de Enlace compuesto por miembros de las direcciones centrales de ambos partidos, que tienen el encargo de encaminar paso a paso el proceso unitario de los Comunistas, hasta lograr la consecución de un solo, grande y poderoso Partido de los Comunistas Peruanos.

Convocamos a nuestros militantes a persistir resueltamente asumir esta tarea y a todos los sectores de la izquierda peruana, a los sectores democráticos, progresistas y patrióticos a respaldar y contribuir con este esfuerzo unitario. Los convocamos a unirnos todos en un poderoso torrente capaz de barrer a la derecha apátrida y encaminar nuestro país por la senda del progreso, el desarrollo y la justicia.

¡VIVA LA UNIDAD DE LOS COMUNISTAS PERUANOS!

¡VIVA LA UNIDAD DE LOS TRABAJADORES Y EL PUEBLO!

¡VIVA LA GRAN UNIDAD DE LA IZQUIERDA, LOS SECTORES DEMOCRÁTICOS, PATRIÓTICOS Y PROGRESISTAS!

¡VIVA EL PERÚ!

Perú, 7 de octubre de 2010

POR EL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA PERUANO

Roberto de la Cruz Huamán
Secretario General

POR EL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DEL PERÚ – PATRIA ROJA

Alberto Moreno Rojas
Presidente

2 Carta del Comité Europeo del PCP a las comités políticos del PC y PR.

Camaradas:

Roberto de la Cruz, Secretario General del PCP

Alberto Moreno, Presidente del PC del P Patria Roja

Keyla Quesquén, Responsable Nacional de la JCP

Arturo Ayala, Secretario Nacional de la JC del P Patria Roja

Han transcurrido cinco años desde que los camaradas Roberto de la Cruz y Alberto Moreno se comprometieron públicamente a trabajar por la unidad de los comunistas peruanos, pero lamentablemente constatamos que es muy poco lo que se ha avanzado en esta tarea. Forjar la unidad de los comunistas sigue siendo un desafío histórico, pero a su vez, un objetivo concreto a cumplir, si realmente queremos contribuir a la creación del socialismo peruano.

Son tiempos en donde no basta aferrarse a la ilusión socialista, sino que tenemos que demostrar a nuestro pueblo con hechos concretos, que esa ilusión puede convertirse en una realidad, que el socialismo es una alternativa viable por el que vale la pena seguir luchando.

Para ello tenemos que rearmar la utopía comunista, dotarnos de un proyecto estratégico y construir un Partido Comunista fuerte.

Todos coincidimos en señalar que la división es una de las principales causas que explica nuestras derrotas. La división y la dispersión de las fuerzas de izquierda es una de las razones que impide que nuestro pueblo nos vea como una alternativa real de gobierno y poder; y no solo eso, sino que esa división de las izquierdas es lo que ha posibilitado que la derecha neoliberal gobierne ininterrumpidamente el país e imponga su modelo económico que beneficia exclusivamente a los dueños del capital.

Tenemos que cerrar ese ciclo de derrotas y acabar con la hegemonía de la derecha neoliberal. No existe ninguna fatalidad histórica que nos impida cumplir con esa tarea.

El ejemplo de Cuba socialista, del proceso revolucionario venezolano, de las grandes conquistas populares obtenidas en Bolivia, Nicaragua, El Salvador, Ecuador, Uruguay, Brasil y Argentina tienen un elemento común: la unidad política de nuestros pueblos.

En nuestra patria hay que construir esa fuerza política capaz de poder derrotar a la derecha neoliberal y que nos permita avanzar en la dura, compleja  y apasionada tarea de construir el socialismo.

Y en esa heroica tarea existen esfuerzos valiosos y avances interesantes que valoramos positivamente, pero vistos en una perspectiva global, aún resultan insuficientes. Se necesita audacia y compromiso firme con la historia de nuestra patria, y los comunistas podemos dar el ejemplo concreto: construir la unidad de los comunistas para forjar la verdadera unidad de las izquierdas y el pueblo peruano que nos permita derrotar a la derecha neoliberal.

Sabemos y somos conscientes que no será fácil dar ese paso ¿pero cuál es la otra alternativa?

La unidad nos puede llevar a la victoria. La división nos conduce directamente a la derrota.

Si la disputa ideológica fue lo que marcó la ruptura en las filas del Partido Comunista, hoy día pensamos que promover un debate ideológico puede ser el punto de reencuentro de los comunistas.

Para ello, como una iniciativa planteamos la propuesta de ir hacia un evento ideológico, que los militantes comunistas podamos iniciar un debate profundo sobre temas que consideramos son los pilares fundamentales que dan sustento y son la razón de ser de nuestros Partidos.

  • ¿Cómo entendemos el marxismo, el leninismo y el mariateguismo en el siglo XXI?
  • ¿Cuál es nuestra visión del socialismo peruano?
  • ¿Cuáles son las vías o las formas de lucha principales para conquistar el poder?
  • ¿Quiénes son los sujetos de la revolución peruana?

Estamos convencidos de que hay que empezar a crear las condiciones para construir la unidad de los comunistas. Y en el debate de ideas, en el desarrollo de la teoría revolucionaria podemos encontrar ese impulso para ir hacia el reencuentro unitario de nuestras organizaciones partidarias, y que ojalá en un plazo mediano, nos permita avanzar hacia la unidad orgánica de nuestros Partidos y construir un solo Partido Comunista, fiel heredero y continuador de la obra heroica del Amauta José Carlos Mariátegui.

Es el destino del país y el futuro de las nuevas generaciones lo que está en disputa.

De nosotros depende si adelantamos las condiciones para construir el triunfo popular o si retrasamos la marcha de la historia y permitimos que la derecha neoliberal siga gobernando el país.

Que el país y la historia nos juzgue.

Berlín, octubre del 2014

Por el Comité Europa del PCP

Mauro Valderrama, Responsable Político

Fredy León, Responsable PCP – Noruega

Marco Antonio Gómez, Responsable PCP – España

Carlos Amaru, Responsable PCP – Alemania

Jorge Aliaga, Responsable PCP – Escocia

Boris Madueño, Responsable PCP – Francia

Emperatriz Machaca, Responsable PCP – Suecia

3 ¿Unidad con Patria Roja? Ahora no, joven. Artículo escrito por Carlos Mejia

http://www.sindicalistas.net/2016/10/unidad-con-patria-roja-ahora-no-joven.html

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de Wirataka

"Nada de lo que es humano me es ajeno." Federico Engels
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s