El pragmatismo de Torre Tagle

relacione

 

Por Fredy León

 

La necesidad urgente de conseguir capitales frescos que se animen a invertir en el país para reactivar la economía, ha llevado a PPK a asumir un pragmatismo primitivo. La política lo han puesto al servicio de los objetivos puramente económicos: el gobierno se vanagloria de haber colocado las riquezas del país a disposición de los capitales chinos. De pronto, la vilipendiada República Popular de China, ese gigante asiático gobernado por el Partido Comunista Chino, se ha convertido en la gran esperanza de PPK para lograr sus objetivos económicos.

 

Para los neoliberales criollos las enseñanzas del gran timonel chino son mas actuales que nunca: no importa de qué color sea el gato con tal que cace ratones.

 

Ese pragmatismo con que se maneja las necesidades económicas del país también parece que se ha instalado en Torre Tagle.

 

Si en el plano económico se subasta el país a los chinos que se han convertido en nuestro principal socio económico (16 mil millones de dólares); en la escena internacional se actúa con la mirada puesta en lo que dice Washington, la primera potencia militar del mundo.

 

En la Cancillería, luego del deplorable espectáculo brindado con ocasión de la visita del dirigente opositor venezolano Capriles Radonski, al que ofrecieron desde enviar alimentos, apoyar la repatriación de los peruanos residentes en Venezuela hasta formar una suerte de club de naciones para que monitorice la situación venezolana, el silencio se ha impuesto como si repentinamente los problemas de política internacional hubieran desaparecido.

 

No es un silencio cualquiera, es el silencio de los que se sienten cómodos viendo como el país cumple un rol subsidiario en política internacional y están contentos con seguir siendo tratados como si fuéramos el patio trasero del imperialismo yanqui.

 

Es un silencio que colisiona con los principios que Torre Tagle alguna vez defendió y que tuvo en la figura de Raúl Porras Barrenecha a uno de sus máximos exponentes, cuando en medio de tiempos difíciles denunciaba a viva voz los propósitos colonizadores de la doctrina Monroe mediante el cual el imperialismo yanqui se “arrogaba prerrogativas de tutela moral”.

 

Y ese silencio de Torre Tagle lo hemos visto frente a los graves sucesos ocurridos en Brasil. Ni una sola palabra en defensa de la democracia y de condena a los golpistas brasileños. La política internacional dominada por el pragmatismo primitivo se alineo sin problemas con los vencedores que tienen en Washington su principal apoyo. Todo lo contrario a lo que pregonan en el tema venezolano, donde brindan abiertamente el apoyo a una oposición sicofanta que busca derrocar a un gobierno elegido por el pueblo, mientras que en Brasil no han tenido el valor moral de condenar el golpe de estado que derribó a Dilma.

 

Una cosa es cierta, el rumbo que el Canciller Ricardo Luna le viene imprimiendo a la política internacional pasa obligatoriamente por Washington. Las coincidencias son demasiadas evidentes. No solo en Venezuela y Brasil, sino en el distanciamiento que el Perú está tomando frente al Movimiento de los No Alineados.

 

De ser un país que alguna vez comprendió que el prestigio y la fuerza como nación en el contexto internacional radica en la capacidad de generar consensos junto a los países subdesarrollados, del cual formamos parte, estamos pasando a convertirnos en una ficha del imperio, un mero espectador del esfuerzo por consolidar un movimiento que busca activamente promover el multilateralismo en las relaciones mundiales, justo cuando el unilateralismo impuesto por los Estados Unidos agoniza en medio del caos generado por las intervenciones militares en Irak, Afganistán, Libia y Siria, la amenaza creciente del terrorismo que trasciende fronteras y los problemas globales como el cambio climático, el crecimiento demográfico y la migración de millones de personas que exigen soluciones globales.

 

El pragmatismo que busca alinearnos tras Washington en política internacional nos aísla como país, esto significa renunciar a ser una voz independiente en el contexto mundial y trabajar en base a principios para contribuir a construir  un nuevo orden económico mundial, mantener la paz mundial y apoyar los esfuerzos por reformar las Naciones Unidas.

 

¿Cuál es el espacio a privilegiar en las relaciones internacionales? El Perú no tiene el peso y carece de importancia en la escena política mundial, pero eso no debería llevarnos a olvidar que vivimos en un mundo globalizado, sumamente conflictivo, que demanda la colaboración activa de las naciones para mantener la paz y lograr un nuevo orden internacional más justo y estable. Y esto cobra mas actualidad si vemos que en el país del norte, la principal potencia nuclear del mundo, se cierne la amenaza que un payaso como Donald Trump, probablemente sea el que tenga el dedo sobre el botón rojo.

 

Además, lo que es peligroso para nuestro país es que esa visión puramente pragmática de la economía y la política internacional pueden tener otras consecuencias graves. Si por razones económicas nos acercamos a China y por cuestiones geopolíticas formamos parte de la esfera de intereses de los Estados Unidos, el país puede quedar atrapado en medio de un conflicto que está latente y que enfrenta a los Estados Unidos con China.

 

La política internacional no puede reducirse solamente a promover negocios o apoyar ciegamente las ambiciones de dominio mundial del imperialismo yanqui. Es también pensar en el destino de la humanidad, en la paz, el progreso, el derecho a la libre autodeterminación de los pueblos, a la no intervención en los asuntos internos de los países; es en definitiva, la lucha por la creación de un nuevo orden económico mundial más justo y equitativo en un mundo multipolar.

 

Ese es el reto que tiene el Canciller Ricardo Luna, diseñar una política internacional que enfrente los problemas reales y de grandes dimensiones que conmocionan a nuestra región y al mundo entero y que no pueden “resolverse con una simple mentalidad bancaria.”

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de Wirataka

"Nada de lo que es humano me es ajeno." Federico Engels
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s