La crisis terminal del PC

cusco_rojo

 

Por Fredy León

 

Honestamente esperaba algo más. El momento político y las perspectivas del país así lo ameritan. El movimiento popular necesita urgentemente un nuevo y renovado discurso revolucionario, una nueva propuesta política clara y coherente que le señale con nitidez un derrotero estratégico en la lucha por el socialismo y un Partido que enarbole con firmeza y audacia las banderas de la lucha revolucionaria.

 

El Partido Comunista debería cumplir esa labor; pero por lo leído en sus documentos de discusión de su XV Congreso Nacional presentados por su dirección nacional, estamos frente a los restos de un Partido agotado, destruido y que ha perdido su esencia revolucionaria.

 

Sus “tesis políticas”, si así se puede denominar a ese documento simplista, mal elaborado y que carece de una estructura coherente, están dominadas por una visión conformista, derrotista y fatalista, ajeno al pensamiento marxista. Bajo esa visión, es entendible la actitud derrotista que demuestra su dirección nacional y reconozcan que para ellos “resulta difícil construir representaciones políticas viables y con perspectiva de acumulación de fuerzas.” (Pág. 13)

 

Y eso pasa porque cuando no hay una visión de futuro, cuando no hay una estrategia revolucionaria para el periodo y cuando la táctica política se reduce a como intentar sobrevivir anclados en la labor del minimalismo sindicalista que hoy predomina en la otrora poderosa CGTP, entonces para ese Partido el horizonte socialista se vuelve inalcanzable, la pasión revolucionaria de sus militantes se diluye en el activismo infértil y la rutina se convierte en su forma de vida.

 

El pesimismo revolucionario sumado a la falta de imaginación política y el abandono total del pensamiento revolucionario que caracteriza desde hace tiempo a la dirección nacional del PC, es de tal extremo que ellos mismos se han visto obligados a reconocer que los documentos presentados para su debate en su XV Congreso “no son documentos acabados ni pretender ser la orientación exclusiva (sic)”

 

Nunca antes en la historia del PC se ha presentado esta situación inaudita y anormal. Nunca antes una dirección del Partido ha actuado de manera tan irresponsable y ha abdicado flagrantemente de su principal responsabilidad que es dirigir el Partido. Nunca antes la crisis de ideas se ha hecho tan latente en la dirección nacional del PC que no tienen nada nuevo que ofrecer. Nunca antes se ha ido a un Congreso Nacional a improvisar el debate y sin documentos debidamente redactados para su discusión.

 

Si no sucede algo extraordinario, si sus militantes no se rebelan contra una dirección que los ha conducido de derrota en derrota y reducido a la nada, si no se atreven a ajustar cuentas con las voces del silencio que han desvirtuado la esencia revolucionaria del partido; el próximo XV Congreso del PC corre el riesgo de convertirse en el final del camino del viejo Partido fundado por el Amauta José Carlos Mariátegui.

 

 

 

Anuncios

Acerca de Wirataka

"Nada de lo que es humano me es ajeno." Federico Engels
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La crisis terminal del PC

  1. Pingback: Un congreso sin perspectivas | Wirataka

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s