Las derrotas del PC

Por Fredy León

No me anima ningún acto de animadversión contra el PC ni deseo que la profunda crisis que arrastra, desde hace un buen tiempo, lleve a la desaparición al viejo partido fundado por el Amauta José Carlos Mariátegui, el más grande e importante pensador político del Perú contemporáneo; además, tengo grandes amigos que militan en ese partido y creo que los trabajadores y el país necesitan un PC fuerte y con ideas claras.

Digo esto porque las críticas que suelo hacer a sus erráticas posiciones son respondidas, las más de las veces, con el hígado y el corazón caliente, ahí donde lo que deberían primar son las neuronas y el cerebro frio.

Soy de los que creen que el debate político es el oxígeno que mantiene vivo a una organización comunista. Solo a través del intercambio dialéctico de ideas y argumentos se puede elaborar una correcta línea política y fortalecer la conciencia de los trabajadores para avanzar en la dura y complicada lucha por el socialismo.

Desde las remotas épocas en que surgieron las primeras organizaciones de comunistas, el debate político fue nuestra principal señal de identidad, y por medio de la confrontación de ideas, los nobles ideales comunistas fueron ganando presencia en la conciencia de los trabajadores. Por eso muchos historiadores afirman que la imprenta constituyó la principal arma de lucha de los comunistas.

Marx, Engels, Lenin, Rosa Luxemburgo, Gramsci, Mariátegui y Fidel fueron grandes teóricos, excelentes polemistas y extraordinarios políticos con una amplia cultura y una sólida formación intelectual que nunca tuvieron miedo al debate ni a la crítica. Todo lo contrario.

Mariátegui en la presentación de Amauta, una de las mejores revistas de todos los tiempos, sostuvo con toda claridad “Nos sentimos una fuerza beligerante, polémica. No le hacemos ninguna concesión al criterio generalmente falaz de la tolerancia de las ideas. Para nosotros hay ideas buenas e ideas malas.”

¿Cómo diferenciar una idea buena de una idea mala? Por medio de la práctica. Para los que nos definimos como marxistas, la práctica constituye el único criterio de la verdad.

Uno puede creer con toda seriedad, por ejemplo, que el ser humano puede volar. Esa es, seguramente, una idea que muchos compartirían con buena voluntad. Y para demostrar, si esa idea es correcta o equivocada, basta con subirse al segundo piso de una casa y saltar al vacio. Luego de darse contra el suelo, no creo que queden argumentos -y huesos- íntegros para seguir pensando que era una buena idea afirmar que el hombre podía volar. La práxis es la que marca con fuego la diferencia entre lo correcto y lo falso de toda hipótesis.

Lo mismo sucede en política. Es la práctica concreta de un partido lo que divide las aguas entre lo que significa tener una táctica correcta o sostener una posición equivocada.

En el caso concreto del PC tres son los elementos a tomar en cuenta para definir si su táctica es correcta: uno, que exprese una definida posición de clase; dos, que su línea política ayude a fortalecer la conciencia, organización, unidad y vocación de lucha de los trabajadores y; tres, que su accionar concreto permita acumular fuerzas para derrotar al adversario de clase.

Hemos venido sosteniendo desde hace tiempo -y por ese motivo fuímos expulsado- que el PC no tiene un proyecto estratégico revolucionario y su táctica política divaga al remolque de la coyuntura. El PC es un partido que ha perdido el ritmo de los tiempos nuevos y sus escazos militantes sobreviven de la nostalgia pasada.

Esto no es culpa de la actual dirección; es un problema que surgió en la etapa final de del Prado, se incubó en los tiempos de Raffo e hizo crisis total cuando un improvisado y anodino personaje asumió la secretaria general del PC llevando al partido a una de las etapas más nefastas de su historia, solo comparable a ese vergonzoso periodo vivido luego de la muerte de Mariátegui, cuando su sucesor, Eudocio Rabinez, impuso una línea capitulacionista de derecha. Aunque claro, en esos tiempos el PC era una fuerza política de masas beligerante, hoy no llegan a ser algo más que un club de amigos.

Como el PC carece de una estrategia revolucionaria, entonces pasan con una facilidad increible de defender una línea oportunista de derecha a una posición infantilista de izquierda.

Es lo que ha sucedido con la increible posición asumida por la dirección del PC frente al referéndum, donde optaron por defender una posición en base a fundamentos seudo legalista dejando de lado olímpicamente el análisis político de lo que implicaba ese enfrentamiento entre el poder ejecutivo y el legislativo y que finalmente logró arrinconar y derrotar masivamente a la corrupta alianza aprofujimontesinista.

Lo realmente importante del referéndum, es que gracias a la campaña por el “sí, sí, sí, no” se ha ido configurando un nuevo estado de ánimo en la ciudadanía que tiene como su mejor expresión el amplio rechazo popular a las figuras de Keiko y Alan. Ahora la gran tarea política es transformar ese nuevo estado de ánimo en conciencia política organizada para desplegar nuevas batallas contra las políticas neoliberales del gobierno de Vizcarra y por una nueva constitucion.

No haber entendido el contenido político de esa lucha librada alrededor del referéndum ni distinguir cuál es la contradicción principal de la actual coyuntura, ha llevado al PC a aparecer como un partido inmovilista que actuó como furgón de cola del aprofujimontesinismo.

Lenin definía el infantilismo de izquierda como esa corriente política que elabora su táctica confundiendo los deseos con el análisi concreto de la realidad. Una de las principales características del infantilismo es plantearse tareas que están lejos de sus posibilidades y que no responden a la situación concreta del movimiento popular.

Es lo que sucede con el PC y sus famosas batallas de consignas, desde el hartamente manipulado “que se vayan todos”; “elecciones generales, ya”; “formar comités de salvación de la patria”; “impulsar asambleas populares”; “cierre del congreso” etc. consignas de apariencia radical pero en esencia conservadoras por que no responden al momento político, no llegan a movilizar a las masas y menos el PC tiene la fuerza como para hacerlo realidad. Y como sabemos, quien vive de ilusiones muere de decepciones.

Yo espero sinceramente que la derrota sufrida por los 7 de Castilla en el referéndum sirva para que los militantes del PC evaluen seriamente el momento que viven y enmienden rumbos. No hay manera de justificar tremenda insensates de haber llamado a votar por opciones defendidas únicamente por la mafia y haber desgastado las pocas fuerzas y credibilidad que aún le quedan al viejo PC priorizando las supuestas diferencias y poniendo excesivo énfasis en lo que les separa de las demás fuerzas de izquierda, cuando el tema de la unidad de las izquierdas sigue siendo una tarea pendiente.

Si el PC no se atrave a procesar una profunda, serena y radical autocrítica, me temo que sus días como partido revolucionario están contados. Y es que como diría el gran Gabo, las especies condenadas a cien años de soledad no merecen una segunda oportunidad.

Anuncios
Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Una batalla concreta: SI, SI, SI, NO

Por Fredy León

Los comentarios son libres pero la realidad es sagrada, y esa realidad indica que la contradicción principal en este coyuntura, surgida luego de haber sido divulgado los audios y conocido el modus operandi de Odebrecht, es entre corrupción o moralización, entre impunidad o justicia. Todo lo que ayude a la lucha contra la corrupción y la impunidad debe ser apoyado sin vacilación alguna.

Y el referéndum, con todas sus limitaciones, tiene la virtud de delimitar con claridad los campos políticos: por un lado las fuerzas inmovilistas formada por la alianza aprofujimontesinista que llaman a votar por el no y por otro lado un conjunto de diversas fuerzas que apoyan las propuestas del gobierno y llaman a votar SI, SI, SI, NO. Si triunfan los primeros habrá un retroceso total en lo poco que se ha avanzado para lograr que Keiko y Alan respondan ante la justicia. Si triunfan los segundos será un importante impulso en la ardua tarea de desmontar la mafia que maneja la justicia peruana, hacer mas transparente la financiación de los partidos políticos y jubilar a esa corrupta y mediocre clase política enquistada en el congreso.

Significa que luego del referéndum se solucionarán todos los problemas del país. No, pero lo que puede pasar si pierde la mafia, es que podemos entrar a un proceso de sinceramiento de la política donde la contradicción fundamental de este periodo, que se manifiesta entre cambio -nueva política económica, nueva constitución- o continuismo neoliberal, pase a ser tambien la contradicción principal tras la cual se dividan las aguas de la política nacional, tal como se vio en la votación del presupuesto de la república.

El referéndum es una batalla concreta que se libra bajo los estrechos parámetros del régimen neoliberal, por que simplemente los partidos que luchan por el cambio no tienen la fuerza ni el poder para modificar las correlaciones de fuerzas que predomina en el país.

La experiencia nos enseña que modificar esa correlación de fuerzas solo se puede lograr por medio de la lucha política concreta junto a las masas, aunque por ahí existen algunos ilusos que creen que la política se reduce a una esteril batalla de consignas y algún otro ingenuo que afirma que lo principal de la política es ser original, aunque eso pase por refugiarse en posiciones inmovilistas que solo fortalecen a los grupos corruptos.

Como diría Marx, estamos en un momento concreto donde cada paso del movimiento real vale más que una docena de proclamas.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Los comunistas desubicados

Por Fredy León

Creo que el reducido grupo de dirigentes comunistas, que llaman a votar por el no, son los únicos que no se dan cuenta del momento político que vive el país. La miopia que están demostrando con esa posición, es la típica conducta de esos timoratos que reducen la acción política revolucionaria a ese vano esfuerzo de querer adaptar la sinfonía heroica al sonido melífluo de dos flautas para el disfrute de los eternos diletantes.

Y es que en tiempos donde a los comunistas se exige claridad de ideas, sus dirigentes que solo conocen las derrotas se muestran incapaces hasta de esbozar una propuesta seria frente a un tema tan puntual como el referéndum.

No digo que esta somnífera campaña que vive el país hubiera sido usado como pretexto para movilizar a las adormecidas masas, o bajo la sabia conducción de esos dirigentes comunistas para visualizar un horizonte político y mostrar el camino estrategico a seguir con la idea de avanzar en la lucha contra el neoliberalismo; sino que por lo mínimo, el tema del referéndum debió haber servido como el motivo ideal para aislar a la alianza aprofujimontesinista que, en esta coyuntura política desfavorable a su hegemonía, eran los únicos que apostaban al inmovilismo total con el claro propósito de revertir lo poco que se ha logrado en la dura lucha contra la corrupción.

Ahora no están tan solos. Tienen la compañia de los comunistas.

Si reducimos el contexto político y tomamos el referéndum como una simple disputa “interburguesa”, como hacen los muy distinguidos dirigentes comunistas para justificar su suicidio político, veremos que en ese estrecho escenario tampoco resulta lo mismo que gane el si o el no.

Un triunfo del no, no es una derrota del gobierno, es una derrota de esa parte sana de la sociedad que, hastiado de la corrupción y la mafia aprofujimontesinista que controlan el congreso y defienden al cuestionado Fiscal de la Nación, viene luchando para limpiar los sucios establos de la institucionalidad estatal y llevar a los corruptos ante la justicia. Un triunfo del no sería una derrota de consecuencias fatales para personajes, como el Fiscal Domingo Pérez o el Juez Concepción Carhuancho, que se atrevieron a enfrentar, con las leyes en la mano, a la corrupta mafia aprofujimontesinista. Una derrota de los que promueven los cambios en la forma de designar a los miembros de la magistratura nacional y tener reglas claras sobre la financiación de los partidos políticos sería, sin lugar a dudas, un ansiado triunfo político de Keiko y Alan que verían en ello la mejor manera para exculpar sus pecados y presentarse como los triunfadores morales de ese proceso plesbicitario promovido por Vizcarra.

Pero también, en una visión integral de la actual coyuntura, la idea de promover el voto por el no carece de todo sustento político y confunde a los confundidos. Decir que el referéndum no tiene sentido porque solo aborda aspectos superficiales y deja el tema de la constitucion en foja cero, es embrollar la política y no diferenciar lo urgente de lo esencial.

Seamos claros. Los que promovemos una nueva constitución somos minoría y no tenemos la fuerza política para generar en el país un proceso constituyente, por el momento. No asumir esa realidad es trasladar la política a los fumaderos de opio y soñar con realidades fantasmagóricas. Para ir a un periodo constituyente necesitamos cambiar la correlación de fuerzas. Sí, sin una correlación de fuerzas favorables, la lucha por una nueva constitución no pasa de ser una mera consigna y los llamados a formar “comités de salvación nacional” o “comités de asambleas populares” pura demagogia hueca y barata.

¿Cómo construir una nueva correlación de fuerzas? En la lucha política. Y el referéndum, con todas sus limitantes, es la lucha política más importante en la coyuntura actual, no porque solucionará los problemas del país, sino porque va configurar un nuevo escenario político. De las ánforas del 9 de diciembre va surgir, o bien, una nueva correlación de fuerzas favorables al cambio, o en el peor de los casos, veremos resurgir de sus cenizas, más envalentonados y autoritarios, a la alianza aprofujimontesinista.

¿Dónde radica entonces la importancia política del referéndum? En la correlación de fuerzas que se puede configurar luego del 9 de diciembre. Para comprender eso se necesita tener una visión integral del conflicto político y no una mirada parcial de la coyuntura.

Una derrota de la alianza aprofujimontesinista, que se oponen a los cambios propuestos por el gobierno, significaría aislarlos cada vez más en la sociedad, colocarlos a la defensiva política y, tal vez lo más importante, si se aprueba la modificación de la magistratura nacional sería como un misil bajo la línea de flotación que hundiría el precario poder que aún mantiene el Fiscal de la Nación, última barricada legal que ampara a los corruptos.

No ver esas consecuencias políticas que ocasionaría el triunfo del si en el referéndum es no entender el sentido de los cambios que se están produciendo en los estados de ánimos de la sociedad y no calibrar el importante apoyo moral que significaría para la labor del fiscal y el juez.

Si no puedes tomar por asalto la fortaleza, por lo menos tienes que mantener el asedio y no dar tregua a las fuerzas sitiadas. Este no es el momento ni la ocasión para tomar la fortaleza, pero si es la hora para golpear, debilitar y generar desánimo en las fuerzas oponentes.

Con el referéndum son los corruptos los que están sitiados y arrinconados en el congreso y la fiscalía de la nación. Pero nuestros queridos dirigentes comunistas, con su llamado a votar por el no, lo que están haciedo, en la práctica, es ayudar a los corruptos a que, con un hipotético triunfo del no, establezcan un corredor sanitario para recuperar posiciones, reagruparse y luego romper el cerco político, impuesto por la sociedad, lo que les permitiría oxigenar y ganar tiempo para reconstruir sus fuerzas con miras al 2021.

Imagino que Alan y Keiko deben estar felices con esa posición claudicante de esos dirigentes comunistas que llaman a votar por el no en el referéndum del 9 de diciembre.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Althaus contra Althaus

Por Fredy León

Los escribas de la derecha son un caso digno de análisis tanto para los sicólogos como para los profesores de ética; y es que no solo carecen de honestidad intelectual sino que tienen la memoria corta. Esta desvencijada élite intelectual anda peleada con la verdad, creen que el pueblo está compuesto por una sarta de “imbéciles” al que se le puede decir cualquier cosa y, desde el monopolio que tienen sobre la comunicación, se han acostumbrado a manejar un discurso diferente según amerite la ocasión.
 
Para ejemplo tomemos dos artículos de Jaime de Althaus, uno escrito en junio del 2014 sobre el caso de Gregorio Santos (https://lampadia.com/opiniones/jaime-de-althaus/era-por-la-plata/) y el otro escrito el día viernes 23 de noviembre del 2018 sobre Alan García (https://elcomercio.pe/politica/hay-persecucion-politica-peru-jaime-althaus-noticia-580420)
 
Veamos que decía en el 2014 Jaime de Althaus sobre la presunción de inocencia en el caso de Santos:
 
– “Gregorio Santos, el luchador social, el defensor de las comunidades, el paladín del agua era, según la acusación fiscal que recoge el testimonio de colaboradores eficaces y reúne diversas pruebas, un ladrón.”
 
Y esto es lo que escribe en el 2018
 
– “A la cúpula (de FP N.d.R.) no se le ha iniciado aún investigación preparatoria y menos aún se le ha acusado, pero ya purga precondena de tres años de cárcel. Y la que hubiera sido candidata con posibilidades es ya cadáver político. La presunción de inocencia es la primera víctima.”
 
Así pensaba Althaus sobre la crimininalización de la política en el 2014
 
– “Pero la estrategia de Patria Roja y de su socio Marco Arana ahora es victimizarlo, para convertir al acusado por sus delitos en un perseguido político, al delincuente en un justiciero ambiental.”
 
Y esto sostiene hoy
 
– “En el Perú no hay persecución política. Lo que hay es algo más sutil y letal a la vez: criminalización política, ajusticiamiento mediático-judicial de partidos políticos. (…) el ex presidente seguramente teme que se le apliquen los procedimientos de la justicia plebiscitaria.”
 
Sobre la labor de la prensa una cosa decía Althaus en el 2014
 
– “Veremos ahora si esas radios (Se refiere a emisoras locales de Cajamarca, Bambamarca y Celendín que dice acallaban toda denuncia contra Santos N.d.R.) se mantendrán alineadas con la mentira y se declararán cómplices de la corrupción, o empezarán a difundir los cargos contenidos en la acusación fiscal que revelan quién era realmente el señor Santos.
 
Y otra muy distinta defiende hoy día
 
– “…se expone públicamente todos los días por la televisión de qué manera un partido político se “organiza criminalmente” para cometer algo que no es delito. A fuerza de presentar día a día testimonios nuevos y agravantes, la impresión que queda en la opinión pública es que, efectivamente se trata de una siniestra organización criminal dedicada al lavado de activos, por más que tal cosa no exista.(…) Está en una justicia que se ha vuelto plebiscitaria y poderosamente arbitraria (…) Es la justicia popular que se está tragando a casi toda la clase política.
 
No es que Althaus haya cambiado, sino que es de esos intelectuales de derecha que se rigen por la regla de oro de los comodines: “Que tu mano izquierda nunca sepa lo que tu mano derecha escribe.”
Minientrada | Publicado el por | Etiquetado | Deja un comentario

¡Y el cánico punde!

Por Fredy León

El pánico cunde en el fujimontesinismo que paralizados por el miedo no atinan a reaccionar y no saben qué hacer. Keiko llama a la rendición incondicional con su “agenda de reencuentro nacional”; mientras la vieja guardia fundamentalista del fujimontesinismo originario, con Ricardo Vásquez Kunze a la cabeza, braman por guerra total y apostillan “mejor morir de pie que lloriqueando de rodillas.”

La soledad política de la otrora poderosa Keiko es alucinante; ni en los peores momentos vividos por su padre, que huyó del país para evadir a la justicia, el nivel de rechazo y la indiferencia popular fue tan demoledor.

La estrategia de victimizarse y presentarse como víctimas inocentes sometidas a una brutal persecución desatada por fuerzas poderosas que ni ellos mismos logran identificar, ya no surte el efecto de antes. Repetir lo mismo, y con el mismo cinismo de siempre, cansa.

Luego de la detención provisional de Keiko, las huestes de FP no fueron capaces de generar un movimiento de apoyo a su lidereza, perdieron la batalla emocional, y sumado a sus constantes desinteligencias y torpezas con que actúan en el congreso -caso Chihuán y la queja sobre su mísero sueldo- explican el por qué del descalabro político de FP y el aislamiento social de Keiko.

¡Y pensar que hace poco el inefable funcionario del congreso y promotor de la web fujimontesinista politico.pe, Vásquez Kunze, amenazaba con incendiar la pradera si la justicia actuaba contra Keiko!

FP se ha mostrado como una pandilla de ineptos que hasta para aplaudir en el congreso tienen que esperar calladitos las ordenes de su jefa.

Con la jefa y su selecto séquito de asesores sentados en el banquillo de las acusadas, en FP no queda mucha materia gris para reconducir a las alicaidas huestes fujimoristas y sacarlas del pantano en que se encuentran. Va ser bien complicado que con Becerril, Tubino y cia. como cabezas pensantes (sic) de la bankada atinen por lo menos a salvar los viejos trastos del incendio que devora a FP.

Y sabedores de ese déficit de neuronas que muestra la desconcertada bankada, el inefable Ricardo Vásquez Kunze, el mismo personaje que se quedó calladito y no atinó a balbucear una palabra cuando los resultados electorales mostraron la derrota de Keiko, pretende fungir ahora como estratega militar para, desde la sombra, alentar a la bankada a perpetrar su martirologio final.

¡Háganse respetar! ¡Defiendan al Fiscal y resistan a pie firmes!

Es la consigna de combate que Vásquez Kunze les lanza a los pobres congresistas, que ya de por sí deben estar recontra confundidos, porque mientras desde las alturas les llegó la orden de “construir una agenda de reencuentro nacional”; Vásquez Kunze, desde su cómoda guarida y sin despeinarse, incita a la temerosa bankada a que desempolven sus hachas y sables y se lancen al campo de batalla.

En tiempos de pánico y con un ejército en descomposición, manejar dos estrategias totalmente contrapuestas no es lo más inteligente. Ahora solo queda ver qué rumbo se impondrá en el fujimontesinismo: o la rendicion ofrecida por Keiko o el camino a la inmolación enarbolado por Vásquez Kunze.

En medio de ese despelote y cruenta pelea que se ha desatado en las filas fujimontesinistas por ver cuál de las dos estrategias se impone, por lo menos una cosa es cierta: la disputa por los escombros del fujimontesinismo, entre Keiko y Vásquez Kunze, aburrida no va ser.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

¡Rompan filas!

Por Fredy León

En política no hay cadáveres hasta que no estén bien enterrados 7 metros bajo tierra, como sucedió en su momento con el Movimiento Democrático Pradista MDP o la Unión Odriísta UNO, así que creo que aún es temprano para anunciar el sepelio de Fuerza Popular.

Aunque tal como está la caótica situación que vive FP, se dirigen a pasos acelerados hacia su última cita con la historia.

Fuerza Popular tiene un pecado original: Nunca llegó a ser un partido político, no tiene un programa que los identifique, carece de lineamientos doctrinarios, nunca se preocuparon de construir institucionalidad orgánica ni les interesó promover cuadros políticos. La política de los tapers fueron su modus vivendis; funcionó para la campaña electoral del 2015, pero resultó totalmente ineficiente para tiempos turbulentos.

Cambiar eso no va ser sencillo. El elemento de identidad de FP siempre ha radicado en el apellido Fujimori. Esa fue su fortaleza y hoy es expresión de su máxima debilidad.

Los oscuros intereses de la familia -y sobre todo del jefe del clan- dictaron la conducta política de FP cuya agenda política estuvo supeditada a lograr sacarlo de la cárcel y, en un típico acto de revanchismo personal, buscaron confrontar estúpidamente contra un gobierno débil que defendía las mismas políticas que el fujimorismo.

No menos trágica fue su conducta en el congreso, una sarta de impresentables son los directos responsables del desprestigio absoluto del poder legislativo. Nunca tuvieron inteligencia para presentar una agenda parlamentaria y, fieles a su estilo lumpenesco, se abocaron a utilizaron ese poder para beneficio propio y salvaguardar a los corruptos de la justicia. Como en tiempos del “doc”, gracias a la mayoría aprofujimontesinista, los corruptos tenían la cancha libre.

FP se dividió cuando las relaciones familiares, entre Keiko y Kenji, se volvieron repentinamente tirantes. Gracias a la torpeza y ambiciones menudas de los dos hermanos Fujimori, FP mostró sus grandes debilidades y salieron a flote la fragilidad de las lealtades internas.

Salvar esa organización va demandar mucho esfuerzo y algunas ideas de por medio, algo escaso en las filas fujimontesinistas.

Pueda ser, como afirma Keiko, que la acción de la justicia haya logrado juntar a su familia y crea que con eso basta para mantener a flote la maltrecha embarcación, pero la contundencia de las denuncias que pesan sobre Keiko y su íntimo círculo de poder, la complicidad mostrada en el congreso con los corruptos, las renuncias y deserciones de algunos de sus congresistas y el hastio y rechazo que genera el fujimontesinismo en la mayoría de la sociedad han debilitado fuertemente la imagen de FP. La catastrófica derrota electoral sufrido en los comisios municipales y regionales, es el mejor reflejo del ocaso que amenaza a FP.

Visto en una perspectiva electoral, las posibilidades de una candidatura fujimoristas -ya sea en versión Keiko o Kenji- para las elecciones del 2021 ya no aparece como una opción viable. FP ha perdido su aura electoral: ya no le será tan fácil financiar una campaña electoral y comprar los votos. Y sin tapers, los fujimontesinistas han demostrado que no van a las urnas.

Reducidas al mínimo las opciones presidenciales de Keiko y Kenji para el 2021 ¿qué le queda al fujimontesinimo? Nada.

¿O alguien imagina a Becerril, Chihuán, Salgado, Tubino o Chacón como candidatos presidenciables?

Y ese proceso de descomposición política que sacude toda la estructura interna de FP parece irreversible. Pero no es solo cuestión de tiempo, hay que ganarle, aquí y ahora, al fujimontesinismo la batalla política en el imaginario popular. Y en ese campo, queda todavía un trecho importante por recorrer.

Keiko tiene al frente un calvario que recorrer y la soledad como única compañia, salvo, claro está, que por ahí suceda algún milagro, como espera esa meliflua diáspora fujimorista -tipo Madeleine Osterling- quien toda optimista se ha lanzado a la dura tarea de hacer creer a los desmoralizados congresistas que el fujimorismo es inmortal y puede “renacer de sus cenizas.”

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

¿El pelo o el lobo?

Por Fredy León

La crisis política es total. Es una crisis de credibilidad ciudadana y una crisis terminal de las instituciones del corrupto e ineficiente estado neoliberal; nadie confía en nadie, la palabra se ha prostituido por completo, los que tienen poder actúan por encima de lo que la ley manda y las instituciones del estado están sometidas al capricho e intereses de pequeños grupos.

El poder judicial es una olla de grillos, un día ordenan la detención de los implicados en corrupción y al día siguiente deciden ponerlos en libertad. El congreso ha perdido todo sentido de dignidad, basta escuchar lo que discuten para sentir el olor nauseabundo que se respira en ese recinto. El poder ejecutivo no tiene un rumbo definido, no bastan las buenas intenciones para dirigir el país en medio de una tormenta infernal, se necesita divisar un puerto seguro y tener la valentía para llegar.

La propuesta del referéndum, importante en su momento por haber obligado a los actores políticos a tomar una posición frente a los actos de corrupción, ha sido rebazada por los acontecimientos. La corrupción aparece intimamente vinculado a un proyecto de país impuesto en 1993 y que es defendido por el fujimontesinismo y sus socios menores, el Apra

Por la manera como ha ido evolucionando la crisis destapada por IDL, ya no se trata ahora de poner parches superficiales a esa crisis total. Son todas las instituciones del estado neoliberal que han colapsado, que han perdido la confianza ciudadana y cuyo funcionamiento no responden a la idea de un país democrático donde exista un verdadero estado de derecho -igualdad de todas las personas ante la ley e independencia real de los poderes del estado- y permita cohesionar a la sociedad en base a promover aspiraciones comunes y garantizar el respeto a la convivencia social.

El dilema actual que se nos presenta -no el de hace dos meses, cuando saltó el escándalo de los audios- es si todo el esfuerzo lo reducimos a coger del lobo unos simples pelos o vamos con todo y nos decidimos por coger al mismo lobo.

Reducir la crisis del estado neoliberal al tema de la unicameralidad o bicameralidad y creer que la mejor -o la única- salida es el referéndum, es contentarse simplemente con los pelos del lobo cuando de lo que se trata es de atraparlo para que no siga diezmando al desguarnecido gallinero.

El referéndum es una batalla importante, más por la torpeza con que vienen actuando la alianza aprofujimontesinista que por ser una salida integral al momento que vivimos, pero no es la lucha decisiva donde se va dirimir el futuro del país. La lucha principal es si se mantiene la constitución neoliberal del 93 impuesta por la dictadura fujimontesinista o el país se libera de las ataduras del pasado y decide dar un paso hacia su libertad como nación y salir de la crisis terminal del modelo neoliberal para reencontrar su futuro y encaminarse por la senda del desarrollo y bienestar común.

No es el pelo, es el lobo.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario